EFETaipéi

Taiwán detectó hoy hasta dieciocho aviones militares chinos cruzando la línea divisoria del estrecho de Formosa y respondió con el despliegue de varios cazas, en un aumento de las tensiones entre Taipéi y Pekín por la visita a la isla de un alto cargo estadounidense.

En un comunicado publicado en su cuenta de Twitter, el Ministro de Defensa Nacional taiwanés informó de que hoy habían entrado en la zona de identificación de defensa aérea de la isla varias aeronaves de las Fuerzas Aéreas del Ejército Popular de Liberación (EPL).

En concreto, se trata de dos bombarderos H-6, ocho cazas J-16, cuatro cazas J-10 y otros cuatro cazas J-11, que cruzaron la línea imaginaria que divide el Estrecho en cuatro puntos distintos al noroeste y al suroeste de la isla, considerada por Pekín una provincia rebelde.

Taiwán activó su sistema de misiles antiaéreos para seguir las actividades de los aviones chinos, lanzó advertencias vía radio y también desplegó un número no determinado de cazas.

La agencia oficial de noticias isleña CNA señaló que el portavoz de Presidencia, Xavier Chang, pidió a China que "se contenga" y aseguró que estas "provocaciones militares" no son favorables a la imagen internacional de Pekín, a quien reclamó que colabore con la paz en la región "en lugar de convertirse en un provocador unilateral".

El Ejército chino aseguró que las maniobras de las fuerzas navales y aéreas, anunciadas esta misma mañana, son "necesarias para tratar la situación actual" y "defender la unidad nacional".

En un comunicado, el Ministerio de Defensa chino dijo que las tropas "cumplen con su deber y tienen confianza y determinación para derrotar a cualquiera o a cualquier fuerza que planee o ponga en marcha cualquier forma de actividad separatista para la independencia de Taiwán".

El anuncio coincide con la visita del subsecretario de Estado de Estados Unidos para Crecimiento Económico, Energía y Medio Ambiente, Keith Krach, quien llegó ayer a la isla y permanecerá hasta este sábado, acompañado del subsecretario adjunto para la Democracia, los Derechos Humanos y el Empleo, Robert Destro.

Está previsto que la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, reciba hoy a Krach y el resto de miembros de la delegación.

La visita de Krach se produce después de la del secretario de Salud de EE. UU., Alex Azar, quien viajó a la isla el pasado mes de agosto.