EFEWashington

El presidente estadounidense, Donald Trump, sembró hoy dudas respecto al pacto alcanzado en el Congreso para evitar otro cierre parcial de la Administración a partir del 15 de febrero, fecha en la que expiran los fondos para una cuarta parte del Gobierno federal.

"¿Si estoy contento? La respuesta es no. No estoy contento (con el acuerdo). Voy a añadir cosas", dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca, sin dar más detalles.

Pese a expresar su insatisfacción con el pacto, Trump señaló que no cree que otro cierre parcial administrativo vaya a ocurrir próximamente.

"No creo que vayáis a ver otro cierre del Gobierno. Si lo hicierais, sería por culpa de los demócratas", advirtió el mandatario.

Republicanos y demócratas en el Congreso anunciaron ayer un acuerdo tentativo para evitar este viernes un nuevo cierre parcial administrativo que incluye financiación para el muro fronterizo.

El pacto contempla unos 1.375 millones de dólares para construir otras 55 millas (unos 88,5 kilómetros) de muro fronterizo con México, según el diario The Washington Post, lejos de los 5.600 millones de dólares que reclamaba Trump para unas 200 millas (unos 322 kilómetros).

"Estoy extremadamente descontento con lo que los demócratas nos han dado", dijo al respecto Trump.

Sin embargo, el líder de la minoría republicana en la Cámara Baja, Kevin McCarthy, aplaudió hoy que los congresistas demócratas hayan cedido a aprobar fondos para el muro.

"Los demócratas han acordado construir más de 55 millas (88 kilómetros) de un nuevo muro", apuntó McCarthy a la cadena de televisión estadounidense CNBC, después de recordar que la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, había asegurado que no aprobaría dinero para esa cuestión.

Por su parte, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, consideró que Trump "debería firmar" el pacto.

"Nadie consigue todo lo que quiere en este tipo de acuerdos. El presidente debe firmarlo y no provocar otro cierre parcial administrativo", dijo Schumer a los periodistas en el Capitolio.

Los legisladores llevaban semanas negociando después de que el desacuerdo sobre la seguridad fronteriza produjese entre diciembre y enero un bloqueo administrativo de 35 días, el más largo de la historia del país.

Todo apunta a que Trump firmará finalmente el acuerdo a regañadientes, aunque no descartó hoy declarar una emergencia nacional para reasignar fondos militares o de desastres naturales para la construcción del muro.

"Estoy considerando todo", apuntó al ser preguntado por esa posibilidad.

Una declaración de este tipo, sin embargo, enfrentaría numerosas demandas de organizaciones progresistas y miembros del Partido Demócrata y podría acabar en una larga batalla judicial.

Es por eso que, según varios medios, la Casa Blanca está estudiando otras vías para conseguir la anhelada financiación para erigir el muro fronterizo.

El propio Trump dejó entrever hoy esa opción al afirmar que utilizarían fondos "de áreas mucho menos importantes" que las que conllevaría una declaración de emergencia nacional.

De acuerdo al periódico Politico, Trump podría poner en marcha, a través de una orden ejecutiva, un plan que permitiría a la Casa Blanca redirigir fondos de diferentes paquetes presupuestarios sin la aprobación del Congreso.

Dos proyectos de control de inundaciones del Cuerpo de Ingenieros del Ejército en el norte de California y los fondos de ayuda para desastres destinados a California y Puerto Rico son dos de los programas cuyos presupuestos Trump evalúa desviar de forma parcial.

El plan también apuntaría a fondos no gastados del Departamento de Defensa para la construcción militar, como viviendas familiares o infraestructura para bases castrenses, según tres fuentes citadas por ese medio estadounidense.

El último cierre parcial del Gobierno, que se inició el pasado 22 de diciembre, dejó paralizada una cuarta parte de la Administración durante 35 días después de que Trump demandara más fondos para la construcción de un muro en la frontera con México.

Alex Segura Lozano