EFELos Ángeles (EE.UU.)

El Altiplano a su paso por Bolivia y la historia de amor de un matrimonio de ancianos quechua. Con ese trasfondo se presenta "Utama", dirigida por Alejandro Loayza y una de las apuestas hispanas para el Festival de Sundance.

"Utama" (Nuestro hogar) es una de las tres películas en español que competirá en la categoría de mejor ficción internacional este año en Sundance, la cita de cine independiente más importante a nivel mundial.

Una producción que no está basada en hechos reales, pero que cuenta con un evidente tinte documental y una profunda reflexión sobre la globalización y las consecuencias de la crisis climática en comunidades indígenas como la quechua.

"Quería mostrar una realidad que está muy cerca de las ciudades. (...) Ya hay compatriotas que han tenido que dejar sus hogares por el cambio climático", explicó el director del filme, Alejandro Loayza, en una entrevista con Efe.

Loayza, boliviano que se declara "enamorado de su país", sintió la necesidad de narrar las implicaciones del calentamiento global en la zona del Altiplano cercana a la frontera con Chile durante el rodaje de su documental "Planeta Bolivia".

Fruto de esta idea nace "Utama", para articular mediante una historia de amor el retrato crudo de las migraciones forzadas por el cambio climático.

El anciano matrimonio quechua conformado por Virgilio y Sisi, interpretados por José Calcina y Luisa Quispe, protagoniza un relato audiovisual que gira en torno al tesón por no abandonar su tierra a pesar de una intensa sequía.

A través de la interpretación de esta pareja indígena, casada en la vida real y que nunca antes se había prodigado delante de una cámara, se desarrolla una historia cargada de emotividad y valores familiares.

"No estaban interesados en salir en la película, los convencí mediante su sobrino. (...) Actúan con naturalidad y sentimiento porque empatizan realmente con la historia", detalló Loayza.

DOS MUNDOS EN CONTRAPOSICIÓN

El director quiso mostrar lo "genuino" de una historia de amor en la que "solo se tienen a ellos y no necesitan nada más", creando una contraposición con el estilo de vida de las ciudades que, en este caso, está representado por la figura de Clever, nieto de Virgilio y Sisi.

En la película no aparece físicamente el padre de Clever e hijo del matrimonio, pero son constantes sus alusiones en una narración en la que se pone el foco en el interés de las nuevas generaciones por conocer sus raíces.

"No podemos irnos porque nuestra tierra quedará silenciada". Esta es una de las frases recogidas durante el rodaje trabajando con pueblos originarios que más conmovió a Alejandro Loayza; hasta el punto de que decidió incluirla como parte del diálogo.

La cinta, con un cuidado especial por la estética y la fotografía en paisajes desérticos del Altiplano, juega también con los silencios y con los diálogos en español y quechua como recurso narrativo.

ACENTO LATINO EN SUNDANCE

"Utama" se proyecta esta semana en Sundance y su director, Alejandro Loayza, espera con ilusión el veredicto del festival para la categoría de mejor ficción internacional, en la que también habrá otras producciones en español, como la mexicana "Dos estaciones".

Por segundo año consecutivo, la pandemia ha obligado a la organización del festival a sustituir su emblemático escenario en las montañas nevadas de Utah por una plataforma digital que permite ver las películas y documentales seleccionados hasta el 30 de enero, cuando se clausura la edición.

Guillermo Azábal