EFEGuarda (Portugal)

Los incendios forestales de Portugal, que este año arrasaron la quinta parte del Parque Natural Sierra de Estrela, han dejado muy diezmada la raza autóctona de ovino de esta zona de montaña, por lo que los ganaderos lusos han lanzado una campaña de apadrinamiento de corderos.

La iniciativa partió de la Asociación Nacional de Criadores de Ovino Sierra de Estrela (ANCOSE) debido a que los fuegos de este año, que asolaron 19.000 de las 89.000 hectáreas de este parque natural, acabaron con la vida de 10.000 reses de ovino, todas de la raza autóctona "Sierra de Estrela".

Se trata de una raza de gran potencial tanto por su explotación cárnica como por su producción lechera para el queso, explicó hoy a EFE João Madanelo, ingeniero agrícola de ANCOSE.

Los fuegos del pasado 15 de octubre afectaron a los rebaños de esta sierra, una zona limítrofe con la provincia española de Salamanca, donde "muchos animales murieron y los rebaños se quedaron sin pastos".

"Muchas de las ovejas dejaron de producir leche a causa del estrés que les acarreó la situación de los fuegos, por lo que la producción de queso fue mínima", argumentó.

Para recuperar el número de ejemplares que posibiliten la reproducción de esta raza autóctona señera de Portugal, ANCOSE ha creado un "Centro de Recría" de ovejas "Sierra de Estrela" en la ciudad de Oliveira do Hospital.

En un primer momento, gracias a las donaciones de los ganaderos de esta zona de montaña, el nuevo centro ya dispone de cien ejemplares que serán criados hasta los ocho o diez meses, momento en el que comienza su período de fertilidad y se pueden incluir en los rebaños como ovejas reproductoras.

Madanelo explicó que, debido al descenso del número de animales, los ganaderos se ven obligados a vender los corderos que han sobrevivido a los incendios, motivo por el que apenas se dejan ejemplares para que sean reproductores, ya que, "además, esto supone un coste muy elevado"

El proceso de cría en el nuevo centro de Oliveira do Hospital puede suponer, hasta el período de fertilidad de la oveja, un coste medio por animal de 200 euros.

Por ello, apelan a la población a que apadrine con donativos algunas de estas corderas para que, en vez de sacrificarlas, sean criadas para ser madres de reproducción.

"A cambio, el padrino que haga el donativo podrá ponerle un nombre al animal y seguir toda su trazabilidad", aseguró João Madanelo.

De momento, en el Centro de Recría ya hay un centenar de borregas que han sido donadas por los ganaderos y que, una vez que estén aptas para la reproducción, se entregarán de forma gratuita a los ganaderos del parque natural más perjudicados por los incendios forestales.

Algunos de ellos han visto cómo sus rebaños apenas se han quedado sin cabezas a causa de las llamas.

Las mayores consecuencias las sufrirán en esta campaña navideña, en la que los corderos alcanzan su mayor rentabilidad, ya que este año el número de partos se reducirá mucho a causa de los incendios y la oferta de corderos lechales de la Sierra de Estrela será muy escasa.

La marca "Sierra de Estrela" es una denominación de origen que se usa en este parque natural para comercializar el queso de oveja, la carne de cordero de esta raza y el requesón.

Hay 210 ganaderos que pertenecen a ANCOSE y están contabilizadas en el libro genealógico de la asociación un total de 20.000 cabezas de ovino de esta raza aunque, como aclaró Madaleno, "no todos los ovinos de esta raza están inscritos en el libro".

Con esta campaña quieren asegurar la continuidad de una raza señera de Portugal que "forma parte de la biodiversidad y del patrimonio cultural de portugués", concluyó João Madanelo.

Por Carlos García