EFEGuarda (Portugal)

La comarca portuguesa de Fundão se tiñe de blanco entre finales de marzo y principios de abril, gracias a la explosiva floración de sus miles de cerezos, que acaparan las miradas de cientos de turistas, muchos de ellos españoles, ya que está cerca de la frontera con Extremadura.

Para participar de la floración, los visitantes pueden recorrer la Sierra de la Gardunha o el Valle de Alcangosta -donde se concentran la mayoría de los cerezos- en un tren turístico, haciendo rutas a pie e, incluso, tienen la opción de otear el paisaje desde un globo aerostático.

Según el Ayuntamiento de Fundão, una de las novedades del programa de este año, denominado "Cerezos en flor", serán los paseos "Talks and Walks, Cherry Blossom", que se celebrarán los días 6 y 13 de abril y que consisten en rutas a pie comentadas por especialistas entre los cerezos floridos .

Además de su venta directa como fruta, el valor añadido de la cereza es uno de los principales recursos económicos para la economía de Fundão.

Cosméticos, productos con fines medicinales, bombones, té, chocolates, licores o, incluso, embutido son algunos de los productos elaborados con esta fruta y que se pueden degustar todo el año en esta comarca de la región Centro de Portugal.

Incluso, el empresario luso Paulo Cabeças lanzó el año pasado la primera cerveza artesanal que se elabora en Portugal a partir de la cereza de Fundão.