EFELisboa

La provincia española de La Coruña se promociona desde hoy como región invitada en la Feria Ibérica de Turismo (FIT) que se celebra en la ciudad lusa de Guarda, adonde ha llevado sus paisajes, su cultura, el Camino de Santiago y, sobre todo, su gastronomía.

"Tenemos una representación de los mejores cocineros, para que el público que se acerque a la feria pueda probarnos", declaró a Efe el diputado de Turismo de la Diputación de La Coruña, Xosé Regueira, quien acudió a la feria en Guarda, a 37 kilómetros de la frontera con España.

Según Regueira, las dos cuestiones que más destacan los visitantes de la provincia son sus paisajes y la gastronomía, por lo que han decidido centrar su apuesta en este segundo factor.

En la FIT, a la que La Coruña acude por segunda vez, también hay una exposición con lo más representativo del paisaje de la región, información de su cultura y cuestiones más contemporáneas y vanguardistas, como el muralismo.

Con todo ello, pretende atraer a los portugueses que visiten la feria, un mercado en alza para Galicia.

"Está aumentando el flujo de viajeros de Portugal a Galicia, bien a través del Camino de Santiago portugués o de destino de fin de semana y de estancias cortas", recordó Regueira, quien considera que este mercado es capaz de "desestacionalizar la oferta".

La FIT es, por ello, una feria que "estratégicamente" interesa a La Coruña, que en este evento ofrecerá información de los trazados del Camino de Santiago que más se trabajan en la provincia, el camino inglés, y la prolongación hasta Fisterra y Muxía.

"Estamos haciendo una labor importante de desmasificar el camino francés y animar a que la gente que tiene el camino como producto turístico todos los años conozca otras variantes", como el portugués, la Vía de la Plata y el norte, explicó el diputado provincial.

En La Coruña ven con buenos ojos la posibilidad de que Galicia y el norte de Portugal puedan ofrecerse al mundo como un destino único que fomente el turismo en ambos territorios.

"Será una estrategia fantástica y que hay que marcarse como algo prioritario para el futuro", sentenció Regueira.

La sexta edición de la FIT se celebra hasta el 5 de mayo en Guarda con la participación de destinos turísticos de todo Portugal y España, aunque de manera especial de las regiones fronterizas.

Este año los organizadores esperan recibir a entre 40.000 y 45.000 visitantes, un aumento respecto a las 35.000 personas que pasaron por la feria en 2018.