EFEGuarda (Portugal)

Sin Papá Noel, sin Reyes Magos y con una decoración compuesta solo por elemento naturales, con esta propuesta navideña, la aldea lusa de Cabeça, enclavada en el Parque Natural Serra de Estrela, atrae cada año a miles de visitantes.

Los 150 habitantes de esta comunidad ubicada en plena montaña, en la comarca lusa de Seia, se reúnen un día a la semana durante todo el año para preparar los ornamentos navideños que convierten a esta pequeña localidad en una de las más atractivas del país en estas fechas.

La decoración de sus calles se elabora con materiales naturales, la mayoría procedentes del desbroce y la limpieza de los bosques, ya que uno de los principios de esta iniciativa es concienciar sobre el respeto hacia la naturaleza.

Las luces son led y las estrellas, candelabros o guirnaldas que decoran las fachadas están preparados artesanalmente con madera y lana de oveja "bordaleria", una raza autóctona de este parque de la región Centro lusa, próximo a la frontera española de Salamanca.

"Fue una idea que surgió de la propia comunidad de vecinos de Cabeça", recordó hoy en declaraciones a EFE Carlos Camelo, alcalde de Seia.

Desde que se estrenó, hace seis años, la iniciativa ha logrado atraer a unas 15.000 personas durante las fiestas navideñas.

Para esta edición, que comenzará el próximo día 15 y concluirá el 6 de enero, "esperamos la llegada de varios miles de turistas", explicó Camelo.

"Por la filosofía que tiene esta comunidad, no les hace falta Papa Noel para ser felices", argumentó el regidor, quien se mostró orgulloso de que una aldea se haya convertido en referente navideño tanto en Portugal como en las zonas españolas fronterizas.

Durante tres semanas, el pueblo se convierte en una verdadera "aldea de navidad" y sus vecinos abren las puertas de sus casas a los visitantes.

Entre sus propuestas más llamativas, un gran árbol navideño elaborado con mazorcas de maíz guardadas a lo largo de todo el año.

Los zaguanes tienen una decoración homogénea, aunque cada casa le da su toque particular a la hora de colocar la iluminación y los motivos artesanales, en especial, los corazones de musgo.

También se esmeran en la decoración de los atrios de las tres iglesias de la comunidad, que albergan belenes -sin Reyes Magos, ya que esta tradición no existe en Portugal- creados con materiales naturales.

La propuesta se completa con muestras de productos artesanales, espectáculos callejeros de animación, un concierto de Navidad, una hoguera natal y la tradicional misa del gallo.

Los turistas también tienen la posibilidad de realizar paseos fotográficos por la Serra de Estrela o participar en la II edición del "Trail de Aldeia Natal", una carrera de montaña que recorrerá 14 kilómetros el próximo día 16 y cuya recaudación se destinará a plantar árboles autóctonos en el entorno de Cabeça.

Carlos García