EFECarlos García Pinhel (Portugal)

La ciudad de Pinhel y la aldea de Sortelha, ambas ubicadas en la zona portuguesa que linda con la frontera española de Salamanca, celebran este fin de semana sendas ferias medievales que recordarán antiguos episodios bélicos entre los reinos de Castilla y Portugal de los siglos XIV y XV.

La ciudad de Pinhel cuenta durante todo el fin de semana con más de un millar figurantes donde el protagonista es un halcón.

El alcalde de la ciudad, Rui Ventura, recordó hoy a EFE que en 1385 tuvo lugar una batalla entre los portugueses y las tropas del rey Juan I de Castilla, que intentaron asaltar el Castillo de Pinhel.

Además de derrotar a los españoles, los combatientes lusos les arrebataron un halcón, que era la mascota del rey de Castilla, heroicidad que fue alabada por el monarca de Portugal, João I, por lo que desde entonces el escudo de armas de Pinhel tiene un halcón vigilante sobre la copa de un pino.

De esta manera, a lo largo de todo el fin de semana se recreará el asalto al castillo, para revivir lo ocurrido a finales del siglo XIV, donde se incluyen varias exhibiciones de vuelo de halcón.

El monarca portugués distinguió a Pinhel como ciudad "Guarda Mayor de Portugal", de ahí que se la conozca como "la ciudad del halcón".

Para que los visitantes, muchos de ellos españoles, puedan involucrarse en la propia feria medieval, el Ayuntamiento de Pinhel ha habilitado un total de 2.000 trajes para todos los turistas que los soliciten.

Además, por la mañana y por la tarde se sucederán los cortejos medievales desde la Plaza Mayor hasta la zona de los dos castillos que coronan Pinhel, desde donde se divisa la frontera natural entre España y Portugal que marcan los ríos Duero, Águeda y Côa.

La localidad de Pinhel es la ciudad portuguesa con mayor número de casas palaciegas medievales, que sobresalen por los blasones o escudos de armas de sus fachadas, convertidos en un importante reclamo turístico para los historiadores.

La aldea portuguesa de Sortelha, una de las doce "Aldeias Históricas" de Portugal, revive este fin de semana la leyenda del "Beso Eterno", que recuerda los conflictos medievales de la Península Ibérica entre moros y cristianos.

La historia legendaria parte de su propio castillo, desde donde se domina la región lusa de la Beira Interior y las provincias de Salamanca y Cáceres, en el que hay dos piedras berroqueñas que parece que se están besando y que dieron pie a la confección de la leyenda.

En la época de la Reconquista, la hija del conde que dominaba el castillo, Constancia, y el jefe de las tropas moras, Sair, se enamoraron durante la batalla y al intentar huir juntos, la madrastra de la enamorada los petrificó con un hechizo cuando se estaban besando, cuenta la leyenda.

Esta leyenda, con una quincena de actores de la Asociación Etnográfica de Sortelha, será representada durante dos horas y media hoy sábado y durante la mañana del domingo.

En los últimos años Sortelha se ha convertido en uno de los destinos más demandados por personas que desean practicar turismo rural y contemplar entornos patrimoniales de gran valor.

Su rico patrimonio permite que el visitante pueda descubrir dentro de las murallas, donde hay que sortear calles empedradas muy empinadas, un total de doce casas señoriales, que demuestran la gran relevancia estratégica que tuvo para las diferentes coronas de la península y en las que se puede contemplar el estilo "manuelino" portugués.