EFELisboa

El príncipe Aga Khan IV, líder de la comunidad ismailí, se ha dirigido hoy a sus fieles desde el Parlamento de Portugal para animarles a mostrar una "actitud de bienvenida" frente a los retos del futuro.

El líder espiritual, que cierra esta semana en Lisboa los festejos de su Jubileo de Diamante, ha pronunciado un discurso en la Sala del Senado del Parlamento donde, además de políticos portugueses, le han escuchado varias decenas de seguidores llegados de una veintena de países, entre ellos Canadá, Siria o Kenia.

Son una pequeña muestra de los más de 45.000 ismailíes que esta semana participan en Lisboa en los fastos en homenaje al Aga Khan, quien les ha recordado que algunos de los retos que la comunidad afronta en el mundo actual pueden ser oportunidades, como la expansión de la tecnología.

Son herramientas, dijo, que pueden dar a su comunidad "vértigo", pero que "traen oportunidades maravillosas para crear cooperación, para generar nuevos descubrimientos".

En este contexto, aconsejó mostrar "una actitud de bienvenida" ante esas oportunidades, para no verlas como "amenazas" sino como "fortalezas".

Su discurso, introducido por el alcalde de Lisboa, Fernando Medina, y el presidente del Parlamento, Eduardo Ferro Rodrigues, ha sido seguido con expectación en las gradas superiores, donde los fieles han tomado imágenes de su líder con sus teléfonos móviles y han comentado con avidez sus palabras.

Uno de ellos ha sido M. Ali Lakmani, llegado desde la ciudad canadiense de Vancouver "para ser testigo" de una declaración que califica de "histórica".

"Varios miles de ismailíes han venido, es un momento de celebración y algo histórico para nosotros, así que estamos muy felices de venir aquí con nuestras familias y amigos", dice a Efe.

Aga Khan, líder no solo espiritual sino en "asuntos temporales del mundo", apunta Ali Lakmani, concluye con esta visita al Parlamento su agenda institucional pública con motivo de su Jubileo de Diamante, que ha incluido una reunión este lunes con el presidente de Portugal, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa.

Además, el príncipe fue agasajado por el primer ministro, el socialista António Costa, quien ofreció anoche una cena de honor en el Palacio Nacional de Queluz, a las afueras de la capital.

Aga Khan es el fundador de la Red Aga Khan para el Desarrollo, presente en una treintena de países y que opera en Portugal a través de la Fundación Aga Khan.

Sin territorio definido, el Imamat Ismaili, como se denomina al gabinete del Aga Khan, ha decidido fijar su sede permanente en Portugal, uno de los países europeos con mayor presencia de esta comunidad.