EFELisboa

El Panteón Nacional de Lisboa sólo se podrá alquilar para celebrar eventos culturales y quedará prohibido a cócteles y fiestas tras la polémica causada por una cena en el marco de la Web Summit, publica hoy el semanario luso "Expresso".

Según el medio, en el Panteón, donde descansan los restos mortales de algunas de las principales figuras lusas, sólo se podrán celebrar eventos como lanzamientos de libros y conciertos de música clásica y su precio de alquiler se multiplicará por cuatro.

Esta medida surge después de que una cena celebrada en el marco del congreso tecnológico Web Summit el pasado noviembre generase gran polémica en Portugal, con críticas por celebrar un evento festivo en un espacio funerario.

El propio primer ministro luso, António Costa, consideró entonces que la celebración era "absolutamente indigna" y prometió cambios en la legislación al respecto.

La nueva normativa que está a punto de ser aprobada, según "Expresso", prohíbe los eventos festivos en el Panteón, pero no en los otros dos monumentos nacionales de carácter funerario, el Monasterio de Batalha y el de los Jerónimos (en este último se prohíben las cenas pero no los cócteles).

Esto supondría un paso atrás en lo anunciado por el ministro de Cultura luso, Luís Filipe Castro Mendes, que había avanzado que la prohibición se extendería a los tres espacios, que sólo podrían ser usados para actos culturales u homenajes a figuras nacionales.

En la actualidad, la legislación portuguesa permite alquilar más de 20 monumentos para eventos privados, lo que genera anualmente 550.000 euros, el 2,2 % del total de partidas que recibe la Dirección General de Patrimonio Cultural, encargada de dar autorización para la utilización del espacio. EFE

pfm/lab