EFELisboa

Con un estilo musical difícil de definir y un extravagante estilismo, el transgresor Conan Osíris es el elegido para representar a Portugal en el próximo festival de Eurovisión con su canción "Telemóveis" ("Teléfonos móviles").

Su propuesta se impuso anoche a los otros siete candidatos finales como la más votada tanto del público como del jurado y confirmó el fenómeno que ha generado desde que fue anunciada en la preselección del país luso.

La anfitriona del último festival de Eurovisión llevará a Tel Aviv una canción que mezcla ritmos electrónicos con sonidos más orientales y voz aflamencada, con una letra que el autor ha preferido no explicar pero con alusiones a la pérdida y a la "saudade" portuguesa.

Conan Osíris, nombre artístico de Tiago Miranda, se subió al escenario con una máscara de metal dorada cubriéndole las mejillas y la barbilla, unos anillos con una especie de garras y con un hipnótico bailarín que se lanzó al suelo sin miedo en medio de la canción.

Unos adornos que también se negó a explicar en la rueda de prensa posterior a su elección: "Nunca lo haré. Estoy esperando que lo descubráis vosotros", dijo.

Desde que la canción fue lanzada en el proceso de preselección, "Telemóveis" no dejó de acumular fans y detractores, con comentarios en las redes sociales que iban desde la obra maestra hasta la crítica más feroz.

A pesar de esta división, Conan Osíris consiguió finalmente el aval del público al lograr la puntuación máxima del televoto.

"A lo mejor la gente no me conocía y necesitaba tiempo para digerirlo y ahora ya lo entiende, no lo sé. Puede haber sido eso", señaló.

El autor e intérprete de "Telemóveis" comenzó a ganar fama en Portugal cuando lanzó en 2017 el álbum "Adoro bolos" ("Me encantan los pasteles"), en el que se atrevía con temas con títulos como "Celulitis" o "Borregos".

Conan Osíris recoge el testigo de Cláudia Pascoal e Isaura, quienes se encargaron hace un año de representar a Portugal con "O Jardim" ("El Jardín") en el festival celebrado en Lisboa.

Portugal acogió el año pasado por primera vez el festival de Eurovisión gracias a la victoria en 2017 de Salvador Sobral y su "Amar pelos dois".