EFELisboa

Los precios en Portugal subieron un 1,4 % en 2017, ocho décimas más que el año anterior, según los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) luso.

El informe, divulgado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) portugués, explica que esta subida se debió principalmente al crecimiento de la inflación subyacente -la que excluye los precios de la energía y los alimentos no procesados- y la energía, con incrementos del 1,1 % y el 3,5 %, respectivamente.

Los productos alimentarios también se encarecieron más y su tasa de variación fue de un 1,8 %, dos décimas superior a la establecida en 2016.

En líneas generales, el precio de los servicios aumentó más del doble, un 2,1 %, en comparación al de los bienes materiales (0,9 %).

El INE destacó que la variación del Índice de Precios al Consumo tuvo un "movimiento claramente ascendente" hasta abril, siguiendo así la tendencia de finales de 2016, y luego se registraron tasas "por debajo de la media" hasta noviembre, cuando la cifra volvió a repuntar.

Por su parte, el precio del alquiler de una vivienda en Portugal subió de media un 1 % el año pasado, con Madeira (2,6 %) como la región con más incremento y Algarve (-0,4 %) donde más bajó.

El índice de precios de consumo armonizado (IPCA) portugués, utilizado en la zona euro para comparar a los países miembros, fue del 1,6 % en 2017, una décima por encima de la media.