EFELisboa

Portugal reforzará los mecanismos de protección de las víctimas de violencia machista en las 72 horas siguientes a la denuncia con gabinetes de apoyo en los departamentos de investigación penal y mayor articulación entre fuerzas policiales, Justicia y ONG.

Es una de las principales medidas decididas hoy en una reunión mantenida por varios miembros del Gobierno, entre ellos el primer ministro, António Costa, con la fiscal general, Lucília Gago, y la Comisión para la Ciudadanía y la Igualdad de Género.

Según un comunicado divulgado por el Ejecutivo luso, se crearán gabinetes de apoyo a las víctimas en los departamentos de investigación y acción penal del Ministerio Público y se mejorará la articulación y cooperación entre cuerpos de seguridad, magistrados y ONG.

También se agilizará la recogida, tratamiento y cruce de datos oficiales de las fuerzas de seguridad y la Fiscalía y se reforzarán los modelos de formación en violencia machista, que serán comunes para la Policía de Seguridad Pública, la Guardia Nacional Republicana, los magistrados y los funcionarios judiciales.

Para concretar estas medidas, fue constituido un equipo coordinado por el fiscal Rui do Carmo -que actualmente dirige el Equipo de análisis retrospectivo de homicidio en violencia doméstica-, al cual se invitará a participar a las ONG.

De forma complementaria, se evaluará el impacto que tienen las medidas aplicadas a las personas agresoras en casos de violencia doméstica y se creará financiación para la formación de los profesionales.

La reunión de este jueves surge después de que el asesinato de una niña de dos años por su padre, quien también acabó con la vida de su suegra para vengarse de su expareja, conmocionase esta semana al país.

Sólo en enero, nueve mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas en Portugal, un tercio del total de homicidios de este tipo registrados en 2018.

Además, según el Observatorio de Mujeres Asesinadas, una de las fuentes de datos más fiables del país, entre 2004 y finales de 2018 fueron asesinadas "503 mujeres en un contexto de violencia doméstica o de género".

Son números "absolutamente intolerables", apuntó Costa el miércoles en el Parlamento, donde declaró: "No podemos aceptar vivir en una sociedad donde haya mujeres víctimas de violencia doméstica".

Según un informe del Consejo de Europa publicado a finales de enero, en Portugal las tasas de condenas por delitos de violencia doméstica son "extremadamente bajas", ya que menos del 7 % de los cerca de 27.000 casos registrados anualmente en el país acaban con condena.