EFELisboa

A punto de medirse a su exclub Benfica, el lateral izquierdo del Sporting de Portugal Fábio Coentrão está recuperando el buen nivel de juego que le caracterizaba antes de varias temporadas marcadas por las lesiones en el Real Madrid.

En su segunda cesión desde que recaló en el club blanco -jugó en el Mónaco en la temporada 2015/2016-, el defensa de 29 años ha dejado atrás la inactividad y vuelve a sentirse importante tras años de ostracismo en las filas del Real Madrid.

A pesar de conseguir la Liga española y la Liga de Campeones, la temporada pasada fue una verdadera pesadilla para el jugador luso, que llegó a admitir que estaba muy lejos de su mejor forma tras un encuentro en competición europea precisamente ante el Sporting, en el que cometió un penalti al poco de salir al campo.

"Ha sido un error de concentración muy grave. No estaba concentrado, sé que estoy jugando mal, no necesito que nadie me lo diga. Lo veo yo", explicaba tras el segundo de los seis partidos que disputaría el último curso.

El lateral que encandiló a José Mourinho, que pagó 30 millones por él en 2011, ha conseguido mantener la regularidad que le faltaba en los últimos años y se ha convertido en el dueño del lateral izquierdo del club lisboeta, donde está cedido hasta el próximo 30 de junio.

Pero la que probablemente ha sido la mejor noticia para el jugador nacido en Vila do Conde es la falta de lesiones, que le han hecho perderse decenas de encuentros desde la campaña 2013/2014.

Esta temporada, Coentrão ha disputado 19 partidos con el Sporting, todos ellos saliendo en el once inicial excepto uno -ante el Barcelona en la Liga de Campeones- y anotó un gol en la victoria en el campo del Boavista.

Salvo sorpresa, el internacional portugués superará este curso la veintena de partidos por primera vez en cinco años, cuando en su segunda temporada en el Real Madrid desbancó a Marcelo en el carril zurdo y participó en 30 encuentros.

La recuperación de Coentrão es uno de los factores del buen momento del Sporting, que sigue invicto en competición liguera y está en segundo lugar, empatado a puntos con el Oporto y tres por encima del Benfica a falta de dos jornadas para cerrar la primera vuelta.

Además, Coentrão volvió a disputar un partido con su selección, algo que no hacía desde finales de 2015, ya que una grave lesión en el muslo derecho cuando jugaba en el Mónaco le obligó a parar entre abril y octubre de 2016 y se perdió la Eurocopa que Portugal acabaría ganando.

Aunque en el pasado aseguró que nunca jugaría en otro club portugués que no fuese el Benfica, al que perteneció durante cuatro temporadas, mañana miércoles se reencontrará con su antiguo equipo vistiendo los colores del máximo rival en la capital portuguesa.

En el encuentro estrella de la decimosexta jornada de la Liga lusa, Coentrão regresará al Estadio de la Luz de la mano de uno de sus máximo valedores, su entrenador Jorge Jesus, que ya dirigió al lateral durante su etapa de máximo esplendor con las "águilas".

En su paso por el Benfica, Jesus decidió alternar la posición del portugués en el césped, que se movía entre el extremo o medio ofensivo y el lateral izquierdo, con resultados que revolucionaron el fútbol luso y la carrera del defensa.

El técnico le convirtió "en un hombre" y le dio aquello que le faltaba para triunfar, tal y como reconocía el jugador en 2010.

La que fue su casa durante varias temporadas también albergó uno de los momentos más memorables de su carrera: la consecución de la décima Copa de Europa con el Real Madrid, que venció por 4-1 al Atlético de Madrid en un encuentro en el que el lateral salió en el once inicial del conjunto entonces dirigido por Carlo Ancelotti.

Con la incertidumbre del recibimiento que tendrá por parte de la afición y con tres puntos que pueden ser vitales, Coentrão querrá confirmarse como uno los retornos de la temporada y mostrar la garra que ha exhibido en el lateral izquierdo a lo largo de su carrera.

Jordi González