EFELisboa

El Sporting de Portugal, que se enfrentará al Villarreal en dieciseisavos de final de la Liga Europa, es un equipo reinventado en apenas un mes que ahora luce un estilo de juego que recuerda al de Cruyff y que vence por goleada.

Los "leones" viven un momento particularmente dulce desde que cambiaron de entrenador a mediados de noviembre, cuando se incorporó al banquillo el holandés Marcel Keizer, con un estilo que recuerda al de su compatriota Johan Cruyff, con la posesión y la presión alta como claves del método.

Los resultados son elocuentes: los verdiblancos han marcado 25 goles en los seis encuentros disputados desde la llegada de Keizer, lo que supone un promedio de 4,2 tantos por encuentro.

Son cifras que demuestran la reinvención del conjunto, actualmente segundo en la Liga portuguesa, donde mantiene altas opciones de hacerse con el título tras resolver una importante crisis con su anterior entrenador, el portugués José Peseiro.

Peseiro fue contratado el pasado mes de julio por Sousa Cintra, que en aquel momento ocupaba la presidencia del Sporting de forma interina, después de que el antiguo presidente, Bruno de Carvalho, fichara al serbio Sinisa Mihajlovic, que apenas duró nueve días en el cargo.

Sus resultados, pese a la expectación, fueron decepcionantes, con 24 goles anotados en 14 partidos y una cadena de derrotas inasumible para la directiva.

Keizer llegó a sustituirle a mediados de noviembre con el objetivo no solo de pasar página, sino hacer que los aficionados recuperasen la ilusión después de dos temporadas muy complicadas en las que sus opciones a títulos fueron inexistentes.

Con un sistema "4-3-3", Keizer se ha destacado por sus intensos entrenamientos, donde la recuperación rápida del balón es esencial.

Además, ha hecho hincapié en conseguir un equilibrio dentro de la plantilla, para explotar su talento y que los jugadores más habilidosos puedan exhibir el fútbol más inesperado.

Cuenta para ello con la potencia del holandés Bas Dost, principal goleador de equipo y una de las máximas estrellas de Portugal, que lidera una delantera que se completa con el internacional luso Nani, quien militó en el Valencia, y el colombiano Fredy Montero.

Destacan también el medio portugués Bruno Fernandes y el argentino Rodrigo Battaglia y el defensa francés Mathieu, ex del Barcelona y el Valencia.

Con ellos ha obtenido buenos resultados en los partidos de clasificación de la Liga Europa, como la victoria por 1-6 ante el Karabakh, de Azerbaiyán y el 3-0 cosechado ante el Vorskla ucraniano.

No obstante, ha reflejado algunos problemas en la defensa, como demuestra el hecho de que, desde la llegada de Keizer, solo se mantuviese la portería a cero en el partido disputado ante el Vorskla.