EFEGuarda (Portugal)

Un total de 16 personas continúan en estado grave tras el incendio declarado la pasada noche en la sede de una asociación recreativa del pueblo luso de Vila Nova de Rainha, en el que murieron 8 personas.

El fuego se inició en la parte superior de un edificio y provocó que se desplomara el techo de la sede de la asociación recreativa cuyos miembros disputaban en el interior un torneo de cartas.

De los 34 heridos, que en un principio fueron trasladados a los hospitales de Tondela, Viseu y Coimbra, según confirmó a EFE la Autoridad Nacional de Protección Civil, 16 fueron derivados más tarde a los complejos hospitalarios de Oporto y Lisboa, debido a la gravedad de las quemaduras, según avanzó hoy Cílio Correia, presidente del Hospital Tondela-Viseu.

De entre los derivados a Oporto y Lisboa hay una joven de 15 años "con quemaduras graves" y los otros quince son adultos, manifestó Correia en declaraciones a los medios de comunicación.

Debido a que algunos sufrieron quemaduras severas, hay "entre 4 y 5 personas cuya vida está en peligro", aclaró el presidente hospitalario.

La mayoría de los heridos graves tuvieron dificultades para escapar de las llamas debido a que "son personas con movilidad reducida".

Durante toda la madrugada, 170 efectivos sanitarios y bomberos han estado trabajando en el lugar del suceso para atender a los heridos.

Los hechos ocurrieron a las 20.50 hora local(20.50 GMT) cuando, por causas que aún no están claras, se desató un incendio en la parte superior de la sede social de la asociación en Vila Nova de Rainha, una localidad de la comarca de Tondela situada en la región Centro de Portugal.

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, ya ha anunciado que en las próximas horas se desplazará hasta el lugar de la tragedia para interesarse por las víctimas.