EFELisboa

Los precios de los alquileres en Lisboa y Oporto se dispararon un 20 % durante los tres primeros meses de este año, según datos del portal inmobiliario de referencia en Portugal publicados hoy.

El último estudio de Confidencial Imobiliário, recogido por la prensa portuguesa, indica que estas dos ciudades se llevan la peor parte en cuanto a incremento de precios, que entre enero y marzo subieron un 13 % de media en todo el país.

Lisboa y Oporto, donde los apartamentos de una habitación superan ya los 600 euros, son además las ciudades donde las viviendas permanecen menos tiempo vacías entre inquilino e inquilino: los propietarios vuelven a alquilar en apenas dos meses, la mitad de tiempo que hace apenas un año.

Los datos divulgados de Confidencial Imobiliário confirman la enorme escalada del alquiler que vive Portugal y muy especialmente su capital, donde los inquilinos llegan a pagar el doble que en el resto del país, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) luso.

El organismo señaló a finales de marzo que durante 2017 el metro cuadrado en Lisboa costó 9,62 euros, casi dos veces la media nacional (4,39 euros).

Se trata de una diferencia que afecta no solo al centro de Lisboa, sino a su área metropolitana y municipios circundantes, como Cascais u Oeiras.

Portugal sufre un creciente problema de vivienda debido en gran parte a la masiva llegada de turistas y capital extranjero, que ha causado una "gentrificación" contra la que han surgido movimientos sociales en defensa del derecho a la vivienda.