EFELisboa

El Gobierno portugués, liderado por el socialista António Costa, ha estrenado hoy los "pases sociales", unas nuevas tarifas que abaratan todos los transportes públicos en Lisboa y Oporto y que han sido criticadas por la oposición porque se aplican a seis meses de las elecciones legislativas.

Los nuevos abonos suponen una revolución en el transporte público de Portugal al unificar las tarifas de autobús, tranvía, trenes de corta distancia, ferris para cruzar el río y metro en un solo pase que costará como máximo 40 euros al mes por persona si cubre toda el área metropolitana.

Mientras, quien solo se muevan dentro de un municipio, por ejemplo el que circunscribe el área de la ciudad de Lisboa, pasarán a pagar 30 euros como máximo al mes.

La llegada de este nuevo pase trae diferencias notables sobre todo para quien vive en las afueras y debe desplazarse diariamente a la ciudad para trabajar o estudiar.

Los ahorros variarán en función del lugar de residencia, pero los pases adultos del área metropolitana hasta ahora costaban entre los 60 y los 160 euros por mes, por lo que se prevé un fuerte impacto entre trabajadores y familias portuguesas.

De momento los pases sociales se aplicarán en Lisboa y Oporto, donde se produce la mayor convergencia de transporte público y por tanto donde los bolsillos sentirán un mayor alivio, que ya ha sido tachado de "electoralista" por la oposición conservadora.

El centro derecha ha recordado que falta un mes para las elecciones europeas, cinco para las regionales del archipiélago de Madeira y seis para las legislativas, que elegirán a un nuevo Gobierno.

"Lo que ahora no tiene sentido es parar el país porque vamos a tener tres elecciones, porque si no el país no haría nada más este año", ha respondido hoy Costa desde uno de los trenes que unen los municipios metropolitanos de Ericeira y Setúbal, cercanos a Lisboa, para estrenar el pase social.

La reducción de las tarifas se sostiene con una inversión de 117 millones de euros aportados mayoritariamente por el Estado portugués (alrededor de 100 millones) y en menor medida por los municipios.