EFELisboa

El Gobierno portugués y los sindicatos de profesores retomaron hoy las negociaciones sin conseguir llegar a un acuerdo sobre el tiempo de servicio que tiene que ser contabilizado para actualizar los salarios de los docentes, lo que les mantiene enfrentados desde hace meses.

Esta nueva reunión entre el Ministerio de Educación luso y los sindicatos de profesores, celebrada en Lisboa, acabó sin avances, según afirmaron las dos partes en declaraciones a periodistas a la salida del encuentro.

"La propuesta fue exactamente la misma", señaló el secretario general de la Federación Nacional de Profesores (Fenprof), Mário Nogueira, que acusó al Gobierno de "intransigencia" y consideró que "las posibilidades de negociar están agotadas".

Por su parte, el ministro de Educación, Tiago Brandão Rodrigues, aseguró que los sindicatos "fueron una vez más absolutamente inflexibles e intransigentes" y les acusó de no haber cedido nada desde que empezaron a negociar.

Los sindicatos se reunirán este martes para decidir "si vale la pena" continuar con las reuniones con el Gobierno.

El conflicto entre el Ejecutivo y los docentes, que provocó numerosas huelgas y manifestaciones en el último año, tiene en el centro de la polémica la actualización de los salarios del sector.

Los sindicatos exigen que se tenga en cuenta todo el tiempo que estuvieron congelados (nueve años, cuatro meses y dos días), pero el Gobierno alega que no es posible por motivos presupuestarios.

Según recordaron este lunes el Ministerio de Educación y el de Finanzas en un comunicado conjunto, supondría un aumento permanente del gasto público de 600 millones de euros por año.

Ante la falta de acuerdo, el Gobierno aprobó el año pasado de forma unilateral un decreto ley que sólo tenía en cuenta dos años, nueve meses y dieciocho días.

Sin embargo, el Parlamento luso había aprobado una modificación de los Presupuestos que obligaba al Ejecutivo a retomar las negociaciones con los sindicatos, por lo que el decreto ley fue vetado por el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa.