EFELisboa

El juez portugués Joaquim Neto de Moura, que se hizo conocido en 2017 por justificar la agresión a una mujer adúltera, ha vuelto a indignar a su país por retirar una pulsera electrónica a un hombre que amenazó con un machete a su esposa, una medida restrictiva y de control que consideró "excesiva".

La decisión fue tomada en octubre y revelada este lunes en Portugal, donde hoy la figura del controvertido juez es objeto de debate en tertulias televisivas, en las que los expertos se preguntan si la Justicia está protegiendo a las víctimas de violencia machista.

El caso en cuestión hace referencia a un individuo condenado en primera instancia a llevar pulsera electrónica y permanecer tres años alejado de su mujer, a la que reventó el tímpano de un puñetazo y amenazó de muerte con un machete.

El hombre también amenazó con acabar con la vida de su hijo.

La sentencia de primera instancia fue recurrida por el condenado, cuyo caso cayó entonces en manos de Neto de Moura, un magistrado que saltó a la fama en el país en 2017, cuando se publicó una sentencia emitida un año antes en la que justificaba una agresión a una mujer por haber sido ésta adúltera.

"El adulterio de la mujer es un gravísimo atentado a la honra y dignidad del hombre", valoró entonces.

Ahora, el juez considera que en el caso de las agresiones y posteriores amenazas con un machete la pulsera electrónica es una medida "excesiva" y "severa", impuesta sin el "consentimiento" del acusado, algo que exige la ley lusa, pero que puede dispensarse si los jueces entienden que el caso es extremadamente grave.

Pero a juicio de Neto de Moura éste no es un caso extremo, motivo por el cual también redujo de tres a un año la prohibición del acusado de acercarse a su expareja, que permanece escondida y en "pánico", según dijo hoy a periodistas su abogado, Álvaro Moreira.

Neto de Moura recibió a inicios de este mes una "advertencia" por parte del Consejo Superior de la Magistratura por aquella sentencia de 2016 que le lanzó a la fama en Portugal, y que a efectos prácticos solo le afectará en caso de optar a un ascenso profesional.

En lo que va de año han sido asesinadas en un contexto de violencia machista once mujeres en Portugal, más de un tercio de las víctimas registradas en 2018.