EFELisboa

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, dijo hoy que 2018 debe ser el año en el que se reinvente el futuro del país tras las tragedias provocadas por los incendios en 2017 y pidió "empeño" para trabajar en lo que falló.

En su mensaje de Año Nuevo, transmitido por primera vez en directo desde su domicilio de Cascais -a unos 30 kilómetros de Lisboa-, Rebelo de Sousa pidió que "se demuestre el mismo empeño" en lo que falló en 2017 que en lo que tuvo éxito, lo que exige una "reinvención" del futuro.

El jefe del Estado luso, que se está recuperando de una operación de hernia umbilical que le mantuvo hospitalizado hasta ayer domingo, subrayó que esa reinvención es "más que una mera reconstrucción material y espiritual" de las pérdidas dejadas por los incendios, que provocaron más de un centenar de muertos en junio y octubre.

En ese sentido, apeló a no dejar de lado las zonas del país más "olvidadas" y a reinventar la confianza de los portugueses en su seguridad.

Esa confianza "es más que estabilidad gubernativa, finanzas sanas, creciente empleo y rendimientos", dijo el presidente conservador, que detalló que supone "tener la certidumbre de que, en los momentos críticos, las misiones esenciales del Estado no fallan ni quedan exentas de responsabilidades".

"Tenemos que convertir las tragedias que vivimos en una razón movilizadora de cambio", añadió Rebelo de Sousa, que consideró que si el año hubiese acabado el 16 de junio (un día antes del incendio de Pedrógão Grande, que causó 64 muertos), "podríamos hablar de una experiencia singular, constituida casi sólo por victorias".

En este año "extraño y contradictorio" para los portugueses, el jefe del Estado luso recordó también algunos de los éxitos vividos por el país, como las buenas noticias económicas, y dejó una mención tanto al actual Gobierno socialista como al anterior Ejecutivo, de signo conservador.

"Nadie imaginaba, hace menos de dos años, poder compartir un cambio tan rápido y convincente. Sin duda iniciado en el ciclo político anterior, pero confirmado y acentuado en este, que tan grandes aprensiones y desconfianzas suscitó tanto dentro como fuera" de Portugal, señaló.

Rebelo de Sousa también recordó otros acontecimientos de 2017, como el fallecimiento del expresidente luso Mário Soares, la visita del papa Francisco en el centenario del santuario de Fátima o la victoria del cantante Salvador Sobral en Eurovisión.

El presidente pretendía transmitir este mensaje en un primer momento desde Vouzela, uno de los municipios afectados por la ola de incendios de octubre, pero su operación de hernia le obligó a cancelar la visita y pronunciar el mensaje desde su domicilio.