EFELisboa

Varias figuras relevantes de la derecha portuguesa debaten hoy y mañana en Lisboa el futuro político del país en una cita controvertida por la naturaleza de su organizador, un nuevo "movimiento" que dice ser apolítico y cuyas intenciones han generado suspicacia.

El cónclave ha sido organizado por el Movimiento Europa e Liberdade (MEL), definido por sus responsables como una "plataforma ciudadana" apolítica, no partidista, y que dice pretender únicamente mejorar la política para combatir los populismos.

No obstante, en su programa, que cuenta con casi 40 oradores, hay una clara mayoría de nombres vinculados a la derecha portuguesa, como Pedro Santana Lopes, quien luchó por dirigir el PSD, de centroderecha, y tras fracasar fundó un nuevo partido, o Assunção Cristas, líder del CDS, el partido más a la derecha del Parlamento.

Esta circunstancia ha generado suspicacias en los medios de comunicación y también entre muchos políticos sobre las intenciones del evento, al que han rechazado asistir, como es el caso del propio líder del PSD, Rui Rio, aunque los responsables del MEL niegan cualquier inclinación partidista.

"Esta es una plataforma ciudadana. No es un movimiento partidista, combatimos los sistemas populistas que están contra el sistema político, queremos que el sistema político mejore", sostuvo a Efe uno de los organizadores del MEL, Paulo Carmona.

Carmona comentó que la ausencia de Rio y otros miembros del gobernante Partido Socialista que también fueron invitados "es una prueba de la necesidad que tiene el sistema político de controlar todas estas cosas".

En este sentido, incidió en que el MEL está compuesto por "profesionales, intelectuales que trabajan en consultorías, empresas, y que sienten la necesidad e inquietud de ver qué se puede hacer para mejorar el sistema".

La plataforma, agregó, es contraria a ser calificada como de "izquierda o derecha", algo que, dijo, es "una cosa del siglo pasado", y subrayó que el objetivo es que las personas se interesen más por la política en un momento en el que se expanden los populismos y formaciones extremistas.

"Los extremos tienen respuestas simples para las personas. Las personas están asustadas con el camino de Europa, con la globalización, con el proteccionismo, y ese miedo encuentra una respuesta muy fácil en esos movimientos populistas", concluyó Carmona.

La jornada inaugural ha estado marcada por el debate "El sistema político y los portugueses", introducido por el exministro conservador Luís Marques Mendes, quien ha llamado la atención ante la actual "degradación de la calidad política, parlamentaria y ética".

Marques Mendes criticó especialmente la "falta de ética" que dice observar en el Parlamento luso, lo que alimenta el riesgo, advirtió, de que crezcan los populismos.