EFELisboa

El nivel de confianza de los consumidores portugueses se mantuvo en diciembre tras dos meses de crecimiento, mientras que el indicador que mide el optimismo de los empresarios disminuyó.

Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) luso, el nivel de confianza de los consumidores permanece estable en 2,3 puntos, la misma marca que el mes pasado.

Los técnicos del organismo atribuyeron este resultado al equilibrio entre los resultados positivos respecto a las expectativas en relación al desempleo y el ahorro, en contraposición a las perspectivas negativas en torno a la evolución de la situación económica en Portugal.

Por su parte, el indicador de clima económico, que mide la confianza de los empresarios, cayó hasta los 1,9 puntos, dos décimas menos que la cifra que marcaba desde agosto y tres menos que el máximo anual, alcanzado en julio.

Por sectores, la confianza empresarial aumentó en la industria transformadora y el comercio, mientras que retrocedió en la construcción y obras públicas y en los servicios.