EFELisboa

La deuda de las administraciones públicas de Portugal descendió 2.400 millones de euros en noviembre con respecto al mes anterior y se situó en 242.800 millones, su mínimo desde enero de 2017, anunció hoy el Banco de Portugal (BdP).

El banco luso argumentó en un comunicado que este descenso, el tercero consecutivo, se debió en gran parte al "reembolso anticipado de los préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI)", que tuvieron un valor de 2.800 millones de euros.

Las reposiciones del FMI han hecho que la deuda en Portugal haya reculado hasta 7.500 millones en el último trimestre, tras una primera mitad de año marcada por continuos ascensos en este indicador.

Por lo que refiere a la deuda pública líquida de la administración lusa, la cifra cayó en 600 millones de euros respecto a octubre y se situó en 222,2 millones.

El Banco de Portugal no especificó en el comunicado cuál es el peso que la deuda pública representa sobre el PIB del país.

Sin embargo, el ministro de Finanzas luso, Mário Centeno, estimó hace unas semanas que la cifra podría rondar el 126 % del PIB, lo que supondría un descenso respecto a la marca de finales de 2016, cuando se situaba en el 130,4 %.

El peso excesivo de la deuda es considerado por los expertos como uno de los principales problemas de la economía lusa, ya que el país dedica un porcentaje relevante de sus ingresos al pago de intereses.