EFELisboa

La izquierda echó hoy por tierra la moción de censura al Gobierno portugués presentada por los democristianos, cuyo fracaso ya estaba anunciado y que fue vista por los que votaron en contra como una disputa del liderazgo dentro de la derecha.

La moción solo fue apoyada por el democristiano CDS, la cuarta fuerza política del país, quien presentó la iniciativa, y el líder de la oposición conservadora, el PSD (centro-derecha).

El resto de formaciones, entre ellos el gobernante Partido Socialista y sus socios de la izquierda radical -marxistas, comunistas y ecologistas-, votaron en contra de la moción, a la que calificaron como una maniobra para ganar poder en la derecha.

La iniciativa tenía su muerte anunciada desde el día que fue presentada, el pasado viernes, cuando los socios de izquierda del Ejecutivo comunicaron que iban a votar en contra, un hecho que no le importó a la líder democristiana, Assunção Cristas.

Tras recordar que históricamente en Portugal las mociones de censura no suelen conseguir derribar al Ejecutivo, defendió que lo importante es "censurar al Gobierno" y consideró una "hipocresía" criticar a su partido por la iniciativa.

"Menos mal que está el CDS para hacer oposición", dijo Cristas, una afirmación que no fue aplaudida por el PSD.

A la moción, fundamentada sobre todo en la degradación de los servicios públicos y la falta de inversión, Costa respondió defendiendo que solo confirma "que la derecha está en minoría en el Parlamento y no dispone de ninguna alternativa viable de Gobierno".

"Por eso, esta moción no tiene nada que ver con la disputa del Gobierno, tan solo es para medir fuerzas en la oposición", señaló.

Una posición apoyada por sus socios de la izquierda que, a pesar de mostrar su lealtad a Costa en la votación, le recriminaron que en algunos momentos de la legislatura se apoyara en la derecha para sacar adelante ciertas iniciativas.

"Queda saber si el Gobierno se va a arrimar a la derecha o si va a aprovechar los meses que todavía tenemos para los avances que faltan. Deje a la derecha perdida en sus juegos", dijo la líder del marxista Bloque de Izquierda, Catarina Martins.

"Aprobamos presupuestos que se tradujeron en mejoras. Criticamos posiciones del Gobierno que significativamente estuvieron en sintonía con el PSD y el CDS. Tenemos razones para criticar, pero no las del CDS", consideró por su parte el comunista António Filipe.

Costa quiso tranquilizar a sus socios garantizándoles que todavía hay espacio para llegar más lejos en las "posiciones conjuntas" acordadas entre los socialistas y la izquierda radical.

El Gobierno socialista, en el poder en minoría desde 2015 gracias al apoyo en el Parlamento de la izquierda radical, superó así su segunda moción de censura de la legislatura, después de otra iniciativa presentada también por los democristianos en 2017 a raíz de los incendios que afectaron al país.