EFELisboa

El Gobierno portugués aprobó hoy decretar día de luto nacional el 7 de marzo, víspera del Día Internacional de la Mujer, para rendir homenaje a las víctimas de violencia doméstica y a sus familias.

En un comunicado, el Gobierno portugués señaló que es "fundamental" luchar contra la "banalización y la indiferencia" y homenajear a las víctimas para asegurar la concienciación sobre esta "tragedia".

"La violencia doméstica constituye una realidad social intolerable e inadmisible en un país desarrollado, que exige una acción determinada y la congregación de esfuerzos de toda la sociedad para defender, de forma intransigente, la integridad y la dignidad de las mujeres", añade.

Ese día se reunirá por primera vez la comisión técnica que debe presentar propuestas para prevenir y combatir la violencia machista en un plazo de tres meses.

La creación de esta comisión fue decidida el 7 de febrero en una reunión extraordinaria entre el primer ministro, el socialista António Costa; la fiscal general, Lucília Gago, y representantes de las fuerzas de seguridad y responsables de las carteras de Interior y Justicia.

En el encuentro se decidió reforzar los mecanismos de protección de las víctimas de violencia machista en las 72 horas siguientes a la denuncia con gabinetes de apoyo en los departamentos de investigación penal y mayor articulación entre fuerzas policiales, Justicia y ONG.

También se agilizará la recogida, tratamiento y cruce de datos oficiales de las fuerzas de seguridad y la Fiscalía y se reforzarán los modelos de formación en violencia machista, que serán comunes para la Policía de Seguridad Pública, la Guardia Nacional Republicana, los magistrados y los funcionarios judiciales.

La comisión técnica deberá presentar propuestas concretas para poner en práctica estas mejoras.

Las medidas fueron decididas después de que el asesinato de una niña de dos años por su padre, quien también acabó con la vida de su suegra para vengarse de su expareja, conmocionase al país.