EFELisboa

Portugal pagó hoy los cerca de 4.700 millones de euros de deuda que todavía mantenía con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a raíz del rescate financiero de 2011, lo que le ha permitido ahorrar 100 millones en intereses.

El ministro de Finanzas portugués, Mário Centeno, informó sobre el pago del último tramo de la deuda en una rueda de prensa en Lisboa, en la que detalló que los reembolsos anticipados ejecutados en los últimos tres años permitieron un ahorro total de 1.160 millones de euros.

Centeno explicó que el préstamo otorgado por el FMI -con un interés del 4,3 %- era "caro" comparado con las tasas a las que se financia actualmente Portugal en los mercados de deuda, por lo que los reembolsos suponen un "ahorro significativo".

Este último reembolso final ya había sido anunciado por el primer ministro luso, António Costa, a finales de noviembre, y fue autorizado la semana pasada por el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Lisboa cerró con éxito el programa de rescate financiero en mayo de 2014, después de tres años bajo el severo programa de ajustes acordado con la troika a cambio de un préstamo del FMI y la Unión Europea.

La deuda con la UE, que todavía no se ha saldado, asciende a casi 52.000 millones de euros.