EFELisboa

El Gobierno portugués va a proponer crear tres nuevos impuestos europeos, una tasa digital, una tasa verde y otra sobre las transacciones financieras internacionales, con el objetivo de aumentar las fuentes de financiación comunitarias.

La noticia, avanzada por el diario luso "Público", fue confirmada hoy por el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, que señaló en declaraciones a periodistas que son tasas sobre "transacciones muy específicas que pueden generar ingresos significativos para compensar lo que se puede perder en el Presupuesto comunitario".

"Habrá más gastos con las nuevas políticas europeas, de migraciones, defensa y seguridad. Habrá menos ingresos con el resultado del brexit. Hay un riesgo de que el Presupuesto comunitario baje", dijo durante una visita al Salón Internacional del Sector Alimentario y Bebidas, en Lisboa.

Rebelo de Sousa reiteró que "la posición portuguesa no es recortar, es aumentar el Presupuesto" comunitario, por lo que son necesarios "nuevos ingresos".

Cuestionado sobre si estos nuevos impuestos podrían alejar a los inversores, el jefe del Estado luso consideró que no porque los ingresos que generan las plataformas digitales o las transacciones financieras son "de tal dimensión que un pequeño impuesto puede producir ingresos muy significativos".

Según "Público", el primer ministro luso, António Costa, ya ha comunicado a la Comisión Europea su propuesta de crear tres impuestos, que será formalizada en el Consejo Europeo del próximo 23 de febrero.

Las tasas irían destinadas a gravar las actividades contaminantes, las transacciones financieras internacionales y las operaciones de las plataformas digitales.

La semana pasada, Costa subrayó delante del comisario europeo de Programación Financiera y Presupuestos, Günther Oettinger, que Portugal está disponible para aumentar su contribución al Presupuesto europeo.