EFEMadrid

La alcaldesa de Madrid y candidata a la reelección, Manuela Carmena, ha celebrado este martes el "nuevo traje" del Edificio España, que Riu espera abrir como hotel en julio, mientras que ha conocido también la evolución de las obras en la plaza, que se extenderán hasta, al menos, finales de 2020.

Ante múltiples periodistas la regidora ha hablado con los responsables de la obra del Edificio España, un inmueble icónico que fue protagonista porque el grupo chino Wanda lo adquirió  para demolerlo y volver a construirlo, un plan que frenó el Gobierno de Manuela Carmena.

"Ya con el traje nuevo el Edificio España que tanto ha dado que hablar", ha celebrado la regidora, que ha destacado además que hay "muchísima gente trabajando en el hotel" para "acabar en fecha".

Este rascacielos de 27 plantas inaugurado en 1953, obra de los hermanos Otamendi y cerrado durante los últimos 12 años, reabrirá con 585 habitaciones, una azotea con vistas 360º y un espacio de negocios de 3.000 metros cuadrados, que llega a 5.000 al sumar las zonas de hostelería.  Además de visitar estas obras, Carmena ha observado el avance de las de Plaza España. Visibles desde esta semana, tienen varias fases que se extenderán durante 21 meses. Las primeras actuaciones consistirán en trasladar la fuente a una nueva ubicación y en renovar la galería comercial subterránea.

La regidora madrileña se ha parado a conversar con vecinos y ha posado con los transeúntes, que frenaban su paso para observar los carteles que informan de la reforma de la plaza, cuyo diseño fue elegido en una consulta ciudadana.

Los primeros cambios serán la peatonalización de la calle paralela a la Torre Madrid, que actualmente tiene tres carriles de circulación y se convertirá en un paseo con un carril bici.

También la ampliación de las aceras en el frente de la plaza de España que dan a Gran Vía y a Princesa y el gran cruce peatonal que conectará Gran Vía, calle de los Reyes y Princesa y en el que los peatones podrán ir en todas las direcciones e incluso en diagonal.

Después se acometerá las obras para hacer el enlace peatonal con el Templo de Debod y con los jardines de Sabatini y la Cuesta de San Vicente, mientras que la última fase será la del entorno de la calle Princesa, la calle Duque de Liria, Ventura Rodríguez, Ferraz, las bocas del túnel que comunica Ferraz y la Cuesta de San Vicente y la plaza de Cristino Martos.

El resultado será "una zona muy arbolada que pondrá en contacto la plaza España con Bailén y casi con Madrid Río y la Casa de Campo, y otra muy cívica en su conexión con la Gran Vía" según explicó a Efe uno de los arquitectos del proyecto, Fernando Porras.

Encabezado

aslkjdhfalksjdfha