EFELisboa

El turismo, el automóvil, el textil o el vino son algunos de los sectores en Portugal más preocupados por el impacto del "brexit", que amenaza con reducir las exportaciones al Reino Unido hasta en un 26 %, según la patronal lusa.

Con el Reino Unido como el cuarto mercado para las ventas de bienes portugueses y el primero para las exportaciones de servicios, en Portugal se espera que la salida británica de la Unión Europea, especialmente si se produce sin acuerdo, deje marca en su economía.

El ministro portugués de Exteriores, Augusto Santos Silva, anunció esta semana que el Gobierno presentará este mes su plan de contingencia sobre cómo abordar el "brexit", pero en el país ya han empezado a hacerse cálculos de cuánto podría afectar a su economía.

Un reciente informe de la Confederación Empresarial de Portugal -la patronal lusa- estimó que el "brexit" podría reducir las exportaciones al Reino Unido entre un 15 y un 26 %, en función de si se alcanza un acuerdo con la Unión Europea.

Sectores como el automóvil, el textil y calzado, el agroalimentario -especialmente el vino de Oporto- o los productos informáticos estarían entre los más perjudicados, según el estudio, con un impacto que en algunos casos ya se ha empezado a notar.

Desde el referéndum de junio de 2016, el sector del textil perdió cerca de 50 millones de euros, como muestran datos ofrecidos por la Asociación Textil y Vestuario de Portugal (ATP), que admitió a EFE que es previsible que esta cifra aumente.

"Con la salida del Reino Unido, y hay que ver en qué modalidad, las exportaciones textiles y de vestuario portuguesas podrán perder otro 25 %, lo que, acumulado, es una cifra muy significativa", aseguró hoy a EFE el director general de la ATP, Paulo Vaz.

En el sector del calzado, que no deja de batir récords históricos por su cada vez mayor aceptación en el extranjero, desde 2010 las exportaciones han crecido en los veinte principales mercados a excepción del Reino Unido.

Tampoco hay buenas expectativas para el vino de Oporto, que tiene en el Reino Unido su sexto mercado, ya que sólo en el primer semestre de 2018 las ventas a los británicos cayeron un 24,7 %, como reflejan datos del Instituto de los Vinos del Duero y Oporto.

El mercado británico es además el primer emisor de turistas para Portugal, con cerca de una cuarta parte de todos los extranjeros que visitan el país y especial presencia en el Algarve (sur), el archipiélago de Madeira y Lisboa.

Por ello, desde la patronal apuntan que "la desvalorización de la libra frente al euro y la consecuente caída del poder de compra de los británicos representa también un riesgo significativo para Portugal".

El miedo al "brexit" entre los hoteleros portugueses creció en el último año, según un estudio de la Asociación de Hotelería de Portugal (AHP), que recoge que, si en 2017 el 6 % de ellos apuntaba a la salida del Reino Unido como una de las amenazas del sector, ese porcentaje se elevó al 18 % en 2018.

Este incremento del recelo está respaldado por los datos más actualizados del Instituto Nacional de Estadística (INE), que ya reflejan el efecto del "brexit": sólo en los primeros diez meses de 2018 la llegada de turistas británicos disminuyó un 8,7 % respecto al mismo periodo de 2017.

Ante estas cifras, la preocupación alcanza a las autoridades, que han subrayado la importancia de que la salida del Reino Unido en marzo de 2019 se haga bajo un acuerdo con la Unión Europea.

"Tenemos que asegurar que exista de forma ordenada. A través de una negociación, de un acuerdo de salida, que no pille a nadie por sorpresa", dijo en noviembre a EFE el primer ministro, António Costa, quien pidió "una relación futura que esté a la altura de la vecindad y la proximidad" que el Reino Unido comparte con la Unión Europea.