EFELisboa

El presidente de China, Xi Jinping, inició hoy una visita de Estado a Portugal en la que afirmó que las relaciones entre los dos países están entrando en su "mejor momento" y cada vez hay más puntos de "convergencia" entre ambos.

"La relación entre China y Portugal está entrando en su mejor momento", dijo Xi en sus primeras declaraciones en Lisboa, en una rueda de prensa sin preguntas junto a su homólogo luso, Marcelo Rebelo de Sousa.

Xi Jinping abogó por ampliar los intercambios comerciales entre los dos países y crear más puntos de crecimiento, y señaló que van a impulsar su colaboración estratégica global y desarrollarla a "pasos firmes" para dar más beneficios a ambos.

El pueblo portugués es "trabajador, sabio y abierto, con espíritu emprendedor y pionero", dijo el presidente chino, que destacó la "posición geográfica" del país.

Portugal y China van a firmar un memorando de entendimiento para la inclusión del puerto luso de Sines en la llamada nueva Ruta de la Seda impulsada por el país asiático, como recordó el presidente portugués en su intervención.

Este memorando, junto a la invitación hecha por Xi Jinping para que Rebelo de Sousa visite China en abril de 2019, "simbolizan bien la colaboración que deseamos continuar construyendo, con diálogo político regular y continuo", defendió el jefe del Estado luso.

La primera visita de Estado de Xi Jinping a Portugal "puede hacer historia", sentenció Rebelo de Sousa.

El mandatario chino llegó hoy a Lisboa para una visita de dos días y fue recibido con honras militares en la Plaza del Imperio, donde, junto a Rebelo de Sousa, depositó una corona de flores en la tumba del poeta luso Luís Vaz de Camões.

Los dos jefes de Estado se trasladaron al Palacio de Belém, residencia oficial de Rebelo de Sousa, donde mantuvieron un encuentro.

Tras la cena en su honor ofrecida esta noche por el presidente portugués, Xi Jinping continuará la visita el miércoles en la Asamblea de la República y se reunirá con su presidente, Eduardo Ferro Rodrigues.

Después se trasladará al Palacio de Queluz, en la vecina Sintra, para reunirse con el primer ministro luso, António Costa, y firmar casi una veintena de acuerdos bilaterales.