EFEVilar Formoso (Portugal)

El Gobierno portugués celebró hoy una reunión en Vilar Formoso (Portugal), ubicado en la frontera con la zona española de Fuentes de Oñoro (centro-oeste), para promover proyectos de desarrollo económico transfronterizos, que impulsen el comercio conjunto a ambos lados de La Raya.

En la reunión, celebrada en el Centro de Desarrollo de la de la frontera (CEDET) de Vilar Formoso, participaron varios secretarios de Estado lusos y el alcalde del concejo de Almeida (al que pertenece Vilar Formoso), António Machado, para definir las acciones a desarrollar.

La portavoz del grupo de trabajo creado, que es la secretaria de Estado de Turismo, Ana Mendes Godinho, aseguró tras la reunión que hay cuestiones que precisan de "un trabajo conjunto con España", como la rehabilitación del denominado "Parque TIR", uno de los centros de descanso diario de miles de camioneros que hacen rutas entre la península ibérica con el resto de Europa.

También se refirió Godinho a la "necesidad" de trabajar conjuntamente, "porque todos ganamos", para que haya buenos enlaces a los tramos de autovía internacional que entrará en servicio a finales de 2020 y que unirá la A-25 portuguesa y la A-62 española, por lo que se podrá ir por autovía desde Irún (frontera española con Francia) hasta Lisboa, sin tramo alguno de carretera nacional, una vez que concluyan las obras de este trayecto que resta, de unos ocho kilómetros.

La secretaria de Estado de Turismo también avanzó que rehabilitarán un novedoso puesto de turismo en la frontera con un concurso de ideas que lanzarán en unos días.

El alcalde de Almeida, comarca que hace frontera con la zona española de Fuentes de Oñoro, explicó tras la reunión que uno de los objetivos de desarrollo conjunto de esta zona transfronteriza es la creación de una eurociudad.

Para ello, adelantó, ya han tenido "algunas reuniones" con alcaldes españoles, ya que la intención es que la futura eurociudad abarque tanto la comarca de Almeida como a sus vecinos españoles de la comarca de Ciudad Rodrigo.

El objetivo de estas reuniones es que esta zona fronteriza, con mucha actividad empresarial ya que cada día cruzan la frontera por Fuentes de Oñoro y Vilar Formoso una media de 5.000 vehículos, no sienta el posible "efecto túnel" del trazado de autovía internacional que entrará en servicio el próximo año, una vez que concluyan las obras de ambos lados.

El alcalde de Fuentes de Oñoro, Isidoro Alanís, explicó hoy a EFE que "el objetivo es el de desarrollar acciones que palíen los cientos de puestos de trabajo que se perderán con la entrada en funcionamiento de la nueva autovía".

Para ello, el Ayuntamiento de Fuentes de Oñoro trabaja desde hace algunos años en la creación de un polígono industrial que será un polo de atracción de empresas y que estará ubicado en la zona fronteriza con una disposición de 55 hectáreas.

"Este polígono podrá entrar en funcionamiento en unos dos años y a partir del próximo mes de septiembre crearemos un gabinete para atraer empresas que puedan instalarse allí", explicó Alanís.

Además, trabajan en el cambio de normas urbanísticas para habilitar junto a la autovía 100.000 metros cuadrados privados en los que también se puedan asentar empresas de todo tipo.

También recordó que están a la espera de que el Ministerio de Fomento de España ponga en marcha un área de servicio junto a la frontera.

"Esperamos que antes de fin de año se apruebe definitivamente" la creación de este área de servicio, concluyó.

Para desarrollar estas acciones previstas, el grupo de trabajo portugués se volverá a reunir el próximo 8 de noviembre en la frontera de Vilar Formoso.