EFEVilar Formoso (Portugal)

La interconexión por autovía entre la A-25 portuguesa y la A-62 española para unir la región Centro de Portugal y la provincia española de Salamanca estará en funcionamiento durante 2020.

Este anuncio se efectuó hoy durante un acto en la zona fronteriza de Vilar Formoso (Portugal) al que acudió el primer ministro portugués, António Costa, quien aseguró que la nueva infraestructura debe ser un elemento para atraer más inversión a este territorio en el ámbito del mercado ibérico.

Se trata del único trazado que falta para unir todas las autovías de Portugal y España en la zona de frontera.

Del lado portugués faltan 3,5 kilómetros desde la autovía A-25 hasta el límite con la frontera española de Fuentes de Oñoro.

La adjudicación de las obras fue suscrita hoy en Vilar Formoso por valor de 15 millones de euros, con un plazo de conclusión de 450 días, por lo que la vía estará operativa en el segundo trimestre de 2020.

La parte de la interconexión española lleva en obras más de dos años y los casi 6 kilómetros de trazado hasta la frontera también se concluirán durante 2020.

Costa, que mañana acudirá a Valladolid para participar junto con el resto del Ejecutivo portugués y el Gobierno de España en la XXX Cumbre Ibérica, aseguró que apoyará la creación de un nodo logístico para que esta zona fronteriza de Vilar Formoso y Fuentes de Oñoro siga creciendo.

Insistió en que los ejecutivos de España y Portugal presentarán en Bruselas una estrategia común para que se habilite una financiación específica para la zona de la frontera hispano-lusa, ya que es una de las más deprimidas de la Unión Europea.

Por su parte, el ministro de Infraestructuras de Portugal, Pedro Marques, que también acudió al acto público, avanzó que trabajará con las instituciones de esta zona limítrofe para que se cree un área logística que impulse su desarrollo y aproveche la futura conexión internacional por autovía.

Entre las medidas que apoyará el Gobierno portugués, según Marques, estará la potenciación del actual parque de camiones que existe en Vilar Formoso para que esté ligado a la futura autovía.

Este paso es el que más transporte por carretera soporta de todos los puntos de la frontera entre Portugal y España, con 2.300 vehículos pesados al día.

António Machado, alcalde del concejo de Almeida, al que pertenece Vilar Formoso, insistió públicamente en la idea de que los gobiernos de Portugal y España deben apoyar a estos territorios con medidas concretas para que la futura autovía sea una motor de desarrollo y no un factor en contra.

Manuel Gomes e Isidoro Alanís, alcaldes, respectivamente, de Vilar Formoso (Portugal) y Fuentes de Oñoro (España), que integran una de las zonas de mayor tránsito de mercancías hispano-luso, solicitaron medidas de choque a los ejecutivos porque temen que la autovía acabe con su desarrollo industrial.

Ambas localidades están enlazadas por carreteras nacionales que cruzan sus núcleos urbanos y consideran que la autovía puede acarrear la pérdida de cientos de empleos.

Reclaman una plataforma logística para atraer empresas de camiones, áreas de servicio y recalificación de terrenos para la creación de un polígono industrial.