EFEGuarda (Portugal)

Numerosas localidades de la región Centro de Portugal, la mayoría aldeas y algunas incluso de menos de cien habitantes, representan estos días vía crucis vivientes que atraen a curiosos y fieles de estas celebraciones típicas de Semana Santa.

Uno de los via crucis más genuinos tendrá lugar el sábado de Gloria en el pueblo de Pousade, próximo a la frontera española de Salamanca, donde sus 150 habitantes se atavian para la ocasión.

Allí, todo el pueblo representará por la noche, como es habitual desde hace varias décadas, la denominada "Pasión de Cristo".

Muy cerca, en la localidad de Atalaia, aldea de 80 habitantes que también linda con la zona española de Salamanca, sus gentes representaron la denominada "vía sacra" el pasado Domingo de Ramos que siguieron cientos de personas, muchas llegadas desde España.

Pinhel, capital de comarca que también se sitúa sobre la frontera hispanolusa, acogerá la afamada "Vía Sacra", una escenificación de actores aficionados del propio municipio que recorrerá las principales calles del casco histórico hasta llegar al enclave del Castillo, una fortaleza que fue testigo de las numerosas guerras que libraron las tropas de Castilla y de Portugal.

Esta pasión viviente, que escenificará todas las estaciones del vía crucis de Jesucristo este Viernes Santo, se titulará este año "La nuestra es tu cruz", ya que pretende instar a la reflexión de los asistentes sobre los misterios de la fe cristiana.

En el sur de la región Centro de Portugal, en la localidad de Fundão, próxima a la frontera española de Cáceres, los turistas de Pascua podrán contemplar este Jueves Santo el realismo de las afamadas "Ermidas", donde se escenifican las escenas de La Pasión de Cristo.

La Entrada Triunfa, el Prendimiento o la Crucifixión son algunas de las escenas que se representarán en diferentes iglesias de Fundão.

Estas "Ermidas" corren a cargo de actores del propio municipio, cuentan con un cristo diferente en cada una de las diez estaciones que son representadas y tienen una historia de más de medio siglo.

En el pueblo de Vale de Prazeres, que pertenece al término municipal de Fundão, sus gentes escenificarán un vía crucis viviente el Viernes Santo, mientras que en Almeida, otra comarca fronteriza, será este Jueves Santo cuando una treintena de jóvenes de la ciudad escenificarán La Pasión de Cristo en el recinto amurallado.

También en el pueblo de Vale de Espinho, en la comarca de Sabugal, limítrofe con el norte cacereño de España, un grupo de teatro de la ciudad lusa de Aveiro representará el Viernes Santo "La última cena y la pasión de cristo", con escenas al aire libre.

Las procesiones y representaciones en esta zona estarán acompañadas por la repostería típica de la época, otro de los atractivos de las comarcas portuguesas limítrofes con las provincias españolas de Cáceres y Salamanca.

Entre las connotaciones culinarias de Fundão sobresale el denominado "Pan de la Cuadragésima", que cada año elabora el panadero Walter Fonseca con el escudo de la Semana Santa de Fundão, que "es un pan dulce con mezcla de trigo y maíz blanco", según el artesano.

También sobresalen los conocidos como "folar" de Pascua, dulces elaborados con huevos, azúcar, harina, mantequilla, canela, leche y varias especias que le dan su sabor característico.

Es típico además de la Semana Santa en estos pueblos del Centro de Portugal el "pan de dios" que también lleva maíz, además de trigo.

Por Carlos García