EFEGuarda (Portugal)

La ciudad portuguesa de Trancoso celebrará del 3 al 5 próximos de noviembre su cuarta edición de la Feria de la Castaña para mostrar los múltiples usos de este cultivo en un año en el que escasea debido a la sequía.

Trancoso, uno de los referentes portugueses en la producción de castaña, con 1.500 hectáreas, genera una media de tres millones de kilos al año, que dan empleo a unas dos mil personas cada temporada durante la recolección.

La sequía severa de este año reducirá la recolecta, según los propios agricultores, ya que el fruto se ha debilitado mucho durante el verano.

En la Feria, que comenzará el 3 de noviembre, habrá concursos, conferencias, demostraciones culinarias, degustaciones y espectáculos musicales.

Los prestigiosos cocineros lusos António Mauritil, Lúcia Fonseca o Marta Dionísio mostrarán en público diferentes creaciones culinarias a partir de la castaña.

También habrá concursos donde se elegirán las mejores variedades de las castañas autóctonas de la zona de Trancoso, tales como la "martainha" o la "longal".

La micología asociada al castaña se abordará igualmente durante los tres días de feria, en los que está programada una charla sobre cómo cultivar setas "micorrizadas" a las raíces del castaño y otra para alertar de las variedades de hongos venenosos.

Los concursos de dulces elaborados con castañas serán, como en ediciones anteriores, muy seguidos por los visitantes de la feria, según informó a EFE el Ayuntamiento de Trancoso, organizador del certamen.

La harina de la castaña se ha convertido en la última década en uno de los subproductos de la castaña más demandados y más rentables, ya que es apta para las dietas de celíacos, debido a que no tiene gluten.

El precio de la harina de castaña puede rondar los 22 euros por kilo, según los productores.

En Portugal, las principales zonas productoras de castaños están en el norte del país, en comarcas como Trancoso, Bragança, Vinhais, Valpaços o Penedono.