EFEVila Nova de Foz Côa (Portugal)

El "xisto", una piedra portuguesa formada hace 500 millones de años que se extrae de las canteras del río Duero, es el nuevo referente mundial para decorar fachadas o como material de mobiliario urbano.

Es muy similar a la pizarra, -aunque su composición y, sobre todo, sus tonalidades negruzcas la diferencian-, y sólo se encuentra en el interior de las laderas por las que surca el río Côa, justo en la zona de su desembocadura en el Duero, cerca de la frontera salmantina del Parque Natural Arribes del Duero.

"No hay ninguna piedra así en ninguna otra parte del mundo y por eso es tan codiciada", explica a EFE el gerente de la empresa responsable de la cantera que la extrae, Pedro Duarte.

Los usos de este tipo de roca se popularizaron hace casi dos siglos, cuando los propietarios de las viñas que había por todo el territorio portugués decidieron marcar las lindes de las parcelas con "xisto".

Los postes de "xisto" para las viñas se usaron especialmente en la zona del "Duero Vinhateiro", que desde hace una década está catalogado como territorio Patrimonio de la Humanidad, ya que está considerada la región vinícola más antigua del mundo.

Esta singular cantera, situada en la localidad de Vila Nova de Foz Côa, da trabajo a 65 personas, que se encargan de extraer la roca del interior de la montaña, cortarla, pulirla y, posteriormente, comercializarla por todo el mundo.

Es muy demandada en enclaves de montaña, para el revestimiento de fachadas de edificios.

Esta piedra del período Ordovícico se puede contemplar, por ejemplo, en fachadas de zonas de esquí de Los Pirineos, Andorra o Francia y "cada vez tiene más aceptación en Alemania, Italia, Suiza, Holanda o los Estados Unidos", asegura Duarte.

Además, en los últimos años han logrado introducirla en mercados como el de Japón o China.

"De hecho, entre el 80 y el 90 % de toda la piedra que se extrae tiene como destino el extranjero", según Pedro Duarte.

Los responsables de Solicel, empresa gestora de la mina, recuerdan que uno de los momentos más importantes en torno al "xisto" se vivió en noviembre de 2005 cuando, de forma simbólica, los entonces presidentes de España -José Luis Rodríguez Zapatero- y Portugal -José Sócrates- colocaron un monolito de xisto como primera piedra del Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología de Braga (Portugal).

Ese monolito fue levantado como nota simbólica de identidad común que a lo largo de miles de años han mantenido los pobladores de la península Ibérica, según destacaron en noviembre de 2005 Sócrates y Zapatero, en el marco de la vigésimo primera Cumbre Ibérica.

El "xisto" se ha convertido en un recurso para todo tipo de construcciones civiles diferenciadoras, ya que "tiene numerosas aplicaciones", según los responsables de la mina.

Encimeras de cocina, mesas, tejados o los más variados adornos se pueden elaborar a partir de estas rocas milenarias.

Uno de los encargos más llamativos que han tenido estos días en la empresa ha sido la elaboración en piedra de "xisto" del escudo del equipo de fútbol del Benfica.

Incluso, son muchos los que optan por encargar trofeos personalizados para diferentes competiciones en "xisto".

La cantera fue descubierta hace aproximadamente dos siglos y desde entonces su producción ha sido constante.

Cada año, en esta mina se venden una media de 30.000 toneladas de piedra de "xisto" que viaja por los cinco continentes.

Carlos García