EFELisboa

La eléctrica Energías de Portugal (EDP), con filiales en España, Brasil y Estados Unidos, obtuvo un beneficio neto de 519 millones de euros en 2018, un 53 % menos que el año anterior.

En un documento remitido hoy a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) lusa, la empresa desglosó estos resultados, que se vieron impactados, explicó, por el impacto adverso de medidas regulatorias en Portugal.

La capacidad instalada de la empresa aumentó en un 6 %, hasta los 11.301 megavatios, por el crecimiento sobre todo en Brasil, donde aumentó un 41 %.

Los costes operacionales líquidos disminuyeron el 10 %, hasta los 212 millones, y el Ebitda (beneficio antes de impuestos y amortizaciones) de la multinacional cayó un 5 %, hasta los 1.300 millones.

La deuda neta del grupo EDP, que controla la especializada en Renovables EDPR (con sede en España), se situó en 3.060 millones, lo que supone un aumento del 9 % desde el cierre de 2017.

Tras dar a conocer estos resultados, EDP, que inició la jornada en la Bolsa de Lisboa con una subida del 0,83 %, anunció que va a invertir 12.000 millones de euros hasta 2022 en renovables, sobre todo en activos situados en Estados Unidos y Europa.