EFECOMLisboa

El Instituto Nacional de Estadística (INE) de Portugal confirmó hoy que la economía nacional avanzó un 2,1 % en 2018, dos décimas menos de la previsión del Gobierno, debido a la desaceleración de las exportaciones.

El INE divulgó hoy el dato definitivo tras el avance del pasado 14 de febrero, cuando señaló a la caída de las exportaciones y de la demanda interna como factores que perjudicaron a la economía, especialmente en el último trimestre del año.

Las exportaciones pasaron de crecer un 7,8 % en 2017 a un 3,7 % en 2018, en tanto que las importaciones lo hicieron del 8,1 % al 4,9 % en el mismo periodo, subrayó el organismo.

El dato de crecimiento de 2018, inferior en siete décimas al obtenido un año antes, ya había sido augurado por el Banco de Portugal (BdP) en diciembre, cuando alertó de una desaceleración económica.

Junto al resultado anual, el INE también desveló hoy que el PIB luso creció durante el cuarto trimestre de 2018 un 1,7 % en comparación con el mismo periodo del año anterior.

A ello contribuyeron el incremento de la demanda interna "como resultado de la aceleración de la inversión y el consumo privado", en tanto que la demanda externa disminuyó.

El dato de 2018 desvelado por el INE está por debajo de las expectativas del Gobierno portugués, que confiaba en registrar un avance de la economía del 2,3 % para ese año.

Mientras, organismos internacionales como la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional o la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico calculaban que la economía portuguesa crecería el 2,2 %.

Para este año, el Gobierno prevé un crecimiento del 2,2 %.