EFEGuarda (Portugal)

La ciudad portuguesa de Leiria acogerá el viernes y sábado próximos varias pruebas en las que personas llegadas de distintos países intentarán ingresar en el Libro Guinness de los Récords con retos de lo más "sui géneris", como escalar con patines o apagar antorchas con la lengua.

Los primeros intentos comenzarán el viernes, día 9, con una prueba de descenso vertical durante 12 horas en el Núcleo de Espeleología de Leiria.

También durante la primera jornada, la austríaca Vaibhava Kuschnow intentará escalar un pared de 10 metros con unos patines en línea.

Ya el sábado, se intentarán batir 17 récords, que comenzarán con el del checo Radek Rosa, que intentará empujar un camión de 15 toneladas cargado de personas.

Por su parte, la estadounidense Ashrita Furman intentará coger con la boca el mayor número de gominolas posibles lanzadas desde una catapulta y, más tarde, intentará apagar con la lengua el mayor número de antorchas posibles.

El alemán Abhinabha Tangerman tratará de entrar en el Libro Guinness dando toques con el cuerpo a tres balones de forma simultánea y, más tarde, se retará para dar el mayor número de toques de cabeza con dos balones a la vez.

El portugués Hugo Rita intentará correr hacia atrás durante 4 horas, mientras que un compatriota suyo, Carlos Vieira, intentará sobrepasar las ochos horas encima de una bici con la ayuda de una sola mano.

Esta serie de actividades forman parte del evento internacional denominado "Impossibility Challenger", que cada año se celebra en una ciudad del mundo y que llega en 2018 a su vigésimo cuarta edición.