EFEGuarda (Portugal)

Una delegación de la localidad lusa de Nazaré acudirá al Vaticano mañana, miércoles, para pedir el apoyo simbólico del papa Francisco al proyecto de solicitar que se declare Patrimonio de la Humanidad el culto a la virgen de este municipio, que recibe al año más de dos millones de peregrinos.

Se trata del Santuario de la Virgen de Nuestra Señora de Nazaré, a 63 kilómetros de Fátima, cuya ermita fue levantada en el acantilado "Pico del Milagro" (unos 120 kilómetros al norte de Lisboa) para rememorar una leyenda de 1182.

La expedición que será recibida en audiencia por Francisco estará encabezada por el alcalde de Nazaré, Walter Chicharro, el rector del santuario, Paolo Lagatta, y varios peregrinos y cofrades, que ofrecerán al papa una réplica de la virgen, cuyo tamaño es similar a la palma de una mano.

Chicharro explicó hoy a EFE que el fervor por esta imagen -la virgen amamantando a un niño- aumenta cada año y se multiplican los visitantes procedentes de más de un centenar de países.

La candidatura que pretenden defender ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) está avalada por el carácter religioso, histórico y por su proyección mundial, según el alcalde, que recordó que la devoción por la virgen de Nazaré se extiende a otros países, como Brasil -con el culto en Belem do Pará- e India.

La devoción a esta virgen se remonta al siglo XII, cuando el alcalde del Castillo de Puerto de Mós, en Nazaré, se salvó de precipitarse por el acantilado del Puerto del Pico cuando estaba de caza persiguiendo a un venado.

Tras implorar a la virgen, según la tradición oral, su caballo se detuvo y salvó su vida.

Fue entonces cuando mandó construir la ermita en memoria de este acontecimiento.

La virgen de Nazaré ha recibido a peregrinos ilustres, como los descubridores Vasco de Gama y Pedro Álvares Cabral, y Leonor de Austria, hermana del emperador español Carlos V y tercera esposa del rey luso Manuel I.

El turismo religioso se ha convertido en uno de los puntales de la economía de esta localidad de 15.000 habitantes, que pertenece a la diócesis de Leiria-Fátima y que recibe cada año hasta dos millones de peregrinos en la romería del Cirio de Nazaré.