EFEGuarda (Portugal)

Más de un centenar de aficionados a la bicicleta y amantes de la Historia podrán "conquistar", desde hoy y hasta el próximo día 23, los castillos de las doce "Aldeias históricas" de Portugal mediante una singular prueba que combina deporte, aventura y patrimonio.

El circuito parte y termina en el municipio de Linhares da Beira y, según la entidad organizadora de "Aldeias históricas", recorre doce castillos de otras tantas localidades.

Este producto turístico se ha convertido en una de las señas de identidad de la región Centro de Portugal y contará en esta edición con numerosos participantes extranjeros llegados de España, Francia, Italia o Brasil.

El itinerario recorre pequeñas localidades portuguesas que sobresalen por su patrimonio artístico, centrado en castillos o conjuntos amurallados defensivos próximos a la frontera con España.

Los organizadores contemplan dos modalidades para descubrir estas aldeas, en ocho días o en dos.

La prueba de ocho días ofrece un recorrido por la Gran Ruta 22 (GR-22) de las "Aldeias Históricas" con un total de 600 kilómetros y 13.398 metros de altitud acumulada.

La resistencia y la orientación serán algunas de las claves para los participantes, ya que competirán de forma autónoma y tendrán que buscar cómo abastecerse y orientarse para completar todo el trayecto diario.

Lo único que tienen garantizado por la organización es el pernocte y la asistencia técnica y de seguridad, en caso de que fuera necesaria.

El objetivo final de esta iniciativa que se celebra por primera vez no será llegar primero o marcar un determinado tiempo, lo importante es "conquistar" los doce castillos de la docena de localidades en el plazo máximo fijado de los ocho días.

La prueba más corta se limita a un recorrido de 329 kilómetros en solo dos días.

Los que lleguen a meta en tiempo, recibirán el título honorífico de "Caballeros" de "The castle quest", que es el nombre con el que se ha bautizado la iniciativa.

Además, a lo largo de los 600 kilómetros, la organización irá sorprendiendo a los ciclistas con diferentes desafíos, todos ligados a la historia de la aldeas fortificadas, todas ellas próximas a lo que se conoce como "La Raya" de la frontera hispanolusa.

Se trata de una docena de pueblos -próximos a Castilla y León y Extremadura- situados en los distritos de Guarda, Castelo Branco y Coimbra: Almeida, Belmonte, Castelo Mendo, Castelo Novo, Castelo Rodrigo, Indana-A-Velha, Linhares da Beira, Marialva, Monsanto, Piódao, Sortelha y Trancoso.

Todos ellos han sido restaurados con inversiones públicas para ponerlos en valor y fomentar el turismo rural en el interior de Portugal.

Es el caso de la localidad medieval de Linhares da Beira, en la falda del Parque Natural de la Serra de Estrela, en cuyo castillo del siglo XIII se colocará la salida y la meta del recorrido circular.

Las murallas de Almeida -ciudad que supuso una de las primeras derrotas de Napoleón en su empeño por conquistar la Península Ibérica- o el entorno del castillo de Belmonte, donde nació el descubridor de Brasil, Pedro Alvares Cabral, son algunos de los atractivos de esta ruta.

Los ciclistas también tendrán que pasar por la ciudadela de Castelo Mendo o las murallas de Trancoso y Sortelha.

Marialva, Monsanto, Piódao, Castelo Novo, Castelo Rodrigo o Idanha-a-Velha completan la ruta que pretende ser un novedoso ejemplo para los más apasionados por el turismo de aventura.

Por Carlos García