EFESan Salvador

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador comenzó este miércoles el escrutinio final de los resultados de las elecciones legislativas y municipales, en las que, según los datos preliminares, se impuso el partido del presidente Nayib Bukele, Nuevas Ideas (NI).

El TSE informó, mediante sus redes sociales, que los integrantes de las 49 mesas del escrutinio final tendrán una jornada de trabajo de las 08.00 hora local (14.00 GMT) a las 22.00 hora local (04.00 GMT), "hasta terminar de procesar las 8.451 actas de las elecciones del pasado domingo 28 de febrero".

Se prevé que el proceso se extienda por unos cinco días, según lo señaló la presidenta del ente colegiado, Dora Martínez.

El recuento final se realizará bajo la supervisión de representantes de la Fiscalía General de la República (FGR), de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), de la Procuraduría General de la República (PGR), de miembros de partidos políticos y personal técnico del TSE.

Según la información preliminar, Nuevas Ideas llega a los 56 diputados en la Asamblea Legislativa y sumará 61 con su principal aliado, la formación de ultraderecha Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) con la que Bukele obtuvo la Presidencia.

La Asamblea Legislativa está formada por 84 diputados, de los que únicamente se necesitan 43 para tomar decisiones ordinarias y 56 para aprobar deuda externa, elegir magistrados de la Corte Suprema de Justicia y reformar la Constitución.

Con este resultado, el mandatario salvadoreño no tendría alguna oposición el en Congreso, ya que sus principales opositores actualmente, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), bajaron considerablemente su caudal de diputaciones.

Arena se quedaría con 14 parlamentarios, 23 menos que en esta legislatura (2018-2021), y el FMLN sería el más perjudicado porque solo alcanzaría 4 diputaciones, 19 menos.

De acuerdo con diversas analistas, este panorama supone que el presidente Bukele tendrá "todo el control", lo que podría ser "peligroso" para el país si no se sabe "administrar bien el poder".

Otros apelan a que, ahora que Bukele tendrá mayoría en la Asamblea Legislativa, promueva desde el Ejecutivo acciones, planes, estrategias y políticas encaminadas a combatir la corrupción, la pobreza y a mejorar la economía del país, que sufrió un gran impacto por la pandemia del coronavirus.

También supone una oportunidad para el mandatario de cumplir a la población sus promesas presidenciales de campaña.

A juicio de Eduardo Escobar, de la organización Acción Ciudadana, "esta nueva etapa en la política salvadoreña marca una obligación para que sea el tiempo de la ciudadanía. ¿En qué sentido?, que el ciudadano pida que se cumpla los que les prometieron, pidan que les cumplan con todo que dijeron que iban hacer en favor del país".

"Pidan rendición de cuentas, que les informen. Dejen de tener ese papel pasivo, sino que por el contrario pidan que les cumplan y exijan que les rinda cuentas, si no nos vamos a ver en problemas como país, si la ciudadanía mantiene una apatía a este tipo de cosas", señaló el experto en asuntos políticos en un canal local.

Los datos preliminares también apuntan que el partido de Bukele alcanzaría la mayoría de alcaldías del país centroamericano.

Este partido habría ganado 137 las 262 alcaldías del país, el 52 % de las comunas. También se agenciaría las 14 cabeceras departamentales y en el municipio de San Salvador, que incluye a la capital, gobernaría 18 de los 19 municipios.

Actualmente y hasta el 1 de mayo próximo, de los 262 municipios del país 138 son gobernados por Arena, 61 por el FMNL, 25 por GANA, 24 por el Partido de Concentración Nacional, 2 por el Partido Demócrata Cristiano, 2 por partidos minoritarios y el resto son dirigidos por coaliciones.