EFEManagua

La Corte Suprema de Justicia de Nicaragua confirmó la nacionalización nicaragüense del expresidente de El Salvador Mauricio Funes, acusado de corrupción en su país, al rechazar un recurso legal interpuesto contra la acción, informó este lunes un colectivo de abogados.

"La Corte no da a lugar al recurso por inconstitucionalidad", dijo el representante del colectivo de abogados Defensores del Pueblo, Julio Montenegro, al conocer la decisión del Poder Judicial nicaragüense.

Montenegro destacó que la Corte de Nicaragua basó su decisión en que los abogados debieron presentar "otro tipo de recurso", lo que calificó de "incoherente".

Los Defensores del Pueblo recurrieron de inconstitucionalidad contra nacionalización de Funes con el argumento de que atenta contra los principios de justicia y derecho, consignados en la Constitución Política de Nicaragua, y viola la legislación correspondiente.

Según Montenegro, el Gobierno del presidente Daniel Ortega otorgó la nacionalidad a Funes sin cumplir con los requisitos de ley.

El 30 de julio pasado el Gobierno otorgó la nacionalidad nicaragüense a Funes, quien es acusado en El Salvador por supuesta malversación de más de 351 millones de dólares, y quien difícilmente podrá ser extraditado, ya que las leyes locales impiden la entrega de un nacional a otro país.

Funes gobernó El Salvador entre 2009 y 2014 como integrante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido cercano al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que lidera Ortega en Nicaragua.

Los demandantes sostienen que Funes no cumplía con los requisitos para optar a la nacionalidad nicaragüense, ya que esta exige que los aspirantes no tengan cuentas pendientes con la justicia en otros países, haber permanecido en Nicaragua por tres años como residente temporal y otros cuatro como residente permanente.

Según la información oficial, Funes permanece en Nicaragua desde 2016, recibió asilo político el 2 de septiembre pasado, un día después de haberlo solicitado, y diez meses más tarde pasó a ser ciudadano nicaragüense, cuatro años antes de ser elegible como candidato en caso de no ser perseguido por la justicia salvadoreña.

Defensores del Pueblo ya había reconocido que, debido a la influencia de Ortega en todos los poderes del Estado, era poco probable que el recurso avanzara, pero se mostraron interesados en cumplir requisitos para ir a cortes internacionales.

El Gobierno de Nicaragua también otorgó la nacionalidad nicaragüense a la esposa de Funes, Ada Michell Guzmán Sigüenza, y sus hijos Carlos Mauricio Funes Velasco y Diego Funes Cañas.

El expresidente, junto con su hijo Funes Cañas, ya percibían salarios del Ministerio de Relaciones Exteriores nicaragüense, que suman varios miles de dólares al mes.

Funes también es procesado en El Salvador por el supuesto pago de sobornos al ex fiscal general Luis Martínez para evitar investigaciones, malversar fondos de la construcción de una represa, revelar un documento secreto del Gobierno de Estados Unidos y evasión de impuestos.