EFELa Habana

Disidentes cubanos denunciaron este sábado intimidaciones de las autoridades, como arrestos domiciliarios e interrogatorios, mientras se celebra el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), en el que Raúl Castro legará su puesto de primer secretario al presidente del país, Miguel Díaz-Canel.

El cónclave quinquenal del partido único iniciado el viernes es de especial importancia ya que servirá para impulsar el relevo generacional en la cúpula de la formación y definir la estrategia política del Estado en un momento de grave crisis económica que ha acrecentado el descontento social.

"Los días antes del Congreso llamaron uno por uno a los del 27N para amenazarlos con que si salían de sus casas durante los días del Congreso los iban a llevar presos por un largo período de tiempo", declaró a Efe la artista y activista opositora Tania Bruguera.

Bruguera es una de los líderes del movimiento 27N, conformado por artistas de varias ramas que se concentraron el 27 de noviembre frente al Ministerio de Cultura en La Habana para pedir libertad de expresión y el cese de la represión a los opositores al Gobierno.

La activista denunció que, en su caso, poco antes del Congreso, la llamó por teléfono un agente de la seguridad del Estado cubano para decirle que durante los cuatro días del encuentro del PCC "no podía salir a la calle o me meterían presa tres años".

Además, aseguró que el viernes las autoridades bloquearon su acceso a Internet para impedir que ofreciera una conferencia virtual para la Universidad de Harvard.

El movimiento 27N no se ha posicionado específicamente sobre el VIII Congreso del partido único ni ha anunciado acciones: "nosotros solo estamos haciendo nuestros proyectos y tratando de construir una Cuba diferente", alegó Bruguera.

Mientras, Luis Manuel Otero Alcántara, también artista y líder de otra plataforma opositora, el Movimiento San Isidro, fue liberado el sábado tras más de doce horas de arresto.

Otero Alcántara ha sido apresado durante períodos breves de tiempo en numerosas ocasiones durante los últimos meses, por lo que se desconoce si esta nueva detención está vinculada a la celebración del VIII Congreso.

Mientras, en Santiago de Cuba, el líder del movimiento opositor Unpacu (Unión Patriótica de Cuba), José Daniel Ferrer, que recientemente se declaró en huelga de hambre durante tres semanas, expresó su escepticismo sobre el cónclave partidista en un tuit: "La realidad es q el cuartico seguirá igualito. Nada bueno se puede esperar de los de arriba".

El Congreso del PCC prosiguió hoy sus sesiones con total normalidad, en la segunda de cuatro jornadas de trabajo hasta culminar el lunes.

En su discurso el primer día del evento, Raúl Castro aseguró que la oposición en la isla no tiene liderazgo y concentra su activismo en internet, mientras que "las calles, los parques y las plazas serán de los revolucionarios".