EFEWashington

El opositor Gustavo Tarre, representante en la OEA del líder del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, acusó este martes al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de "sembrar muerte y desasosiego".

Tarre pronunció su primer discurso en una reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la que los representantes de cuatro Estados (Barbados; San Cristóbal y Nieves; San Vicente y las Granadinas; y Trinidad y Tobago) se levantaron cuando el enviado de Guaidó comenzó su intervención.

En su discurso, de unos 15 minutos, Tarre argumentó que Maduro no puede seguir siendo reconocido como presidente de Venezuela porque no cumple con su obligación de proteger a su pueblo al haber "destruido" los sistemas educativo y sanitario y no ofrecer servicios esenciales de transporte o electricidad.

"La única función estatal que ejerce Nicolás Maduro es la represión y el uso de la fuerza para sembrar la muerte y el desasosiego", aseveró Tarre, que el 10 de abril asumió el cargo de representante de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de Venezuela, presidida por Guaidó.

Frente al Consejo Permanente de la OEA, Tarre anunció que Venezuela "volverá" al sistema interamericano de derecho, cuyos pilares son la propia OEA, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), con sede en San José (Costa Rica).

"Mis primeras gestiones oficiales serán la solicitud del reingreso de Venezuela al sistema interamericano de derechos humanos, reconocer la jurisdicción de la Corte de San josé y acatar las decisiones de la Comisión Interamericana, dejando sin efecto la vergonzosa decisión tomada en el año 2012", afirmó.

Tarre ya había dicho a la prensa que la vuelta al sistema interamericano sería una de sus prioridades; pero es la primera vez que los expresa ante la organización.

Hace dos años, el Gobierno de Maduro inició el proceso para sacar a Venezuela de la OEA; y además, en 2012, el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, (1954-2013) denunció la Convención Americana de Derechos Humanos y sacó a Venezuela de la jurisdicción de la Corte IDH.

El Consejo Permanente de la OEA aprobó el 9 de abril una resolución que resuelve "aceptar el nombramiento del señor Gustavo Tarre como representante permanente, designado de la Asamblea Nacional, hasta que se celebren nuevas elecciones y el nombramiento de un Gobierno democráticamente electo".

El texto identifica a Tarre como representante de la Asamblea Nacional y no menciona a Venezuela; pero los países que avalaron la resolución y la Secretaría General de la OEA lo han interpretado como un reconocimiento para que pueda ejercer como embajador.

Sin embargo, nueve estados miembros de la OEA (Uruguay, México, Nicaragua, Guyana, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Bolivia, Barbados, San Cristóbal y Nieves) expresaron hoy martes su rechazo a esa resolución y reiteraron que se reservan el derecho a desobedecer las medidas que se aprueben con base en ese texto.