EFEQuito

El Gobierno ecuatoriano descartó este martes la posibilidad de adelantar elecciones como sugirieron dos ministros poco después de que el domingo la Asamblea Nacional (Parlamento) negara un proyecto económico planteado por el Ejecutivo.

"El Gobierno nacional, ante las declaraciones hechas por dos ministros de Estado, que entendemos fueron sacadas de contexto, aclara que no se ha considerado, en ningún escenario, el adelanto de elecciones", dijo el secretario general de Comunicación de la Presidencia, Gabriel Arroba.

Señaló que, con esa aclaración, pretenden "dejar aclarado el tema" y "darlo por superado".

Las declaraciones las hicieron este lunes los ministros de Medio Ambiente, Raúl Ledesma, y el dimisionario ministro de Energía y Recursos Naturales no Renovables, Carlos Pérez, en el marco del XIV Encuentro anual de minería, energía y petróleo.

Ambos ministros sugirieron en público la posibilidad de que se produzca un adelanto electoral a la luz del rechazo del Parlamento a la "Ley de crecimiento económico" y la creciente agitación política azuzada, según ellos, por intereses electoralistas.

"El anticipo de elecciones es claro y evidente, y la falta de compromiso con el Ecuador también", afirmó Ledesma, en un discurso en el marco del encuentro de minería, energía y petróleo.

Ledesma también apuntó que "muchos prefectos, alcaldes y congresistas que ayer (domingo) votaron" contra el proyecto de ley, dejaron "claro quién está pensando en Ecuador y quiénes piensan en su elección o reelección".

Y reiteró esa idea al subrayar que "las últimas situaciones ocurridas en el país, tanto el paro indígena como lo ocurrido el domingo con la ley económica, desenmascaran qué quiere cada grupo político".

A Ledesma se sumó, en el mismo encuentro, el ministro Pérez, que la semana pasada pidió abandonar el cargo, y quien en unas declaraciones ante varios medios reconoció que "siempre se analizan este tipo de cosas", en alusión a un posible adelanto electoral.

Pérez precisó, sin embargo que, en todo caso, esa "es una decisión del presidente de la República", Lenín Moreno.

Con todo, el ministro no descartó "el aspecto de la muerte cruzada, donde el presidente puede legislar por seis meses antes de las nuevas elecciones".

Pérez aludía a una figura jurídico-política que recoge la Constitución (2008) y que consiste en la facultad del Poder Ejecutivo de disolver el Legislativo en ciertos casos, con la obligatoriedad para el órgano electoral de convocar a elecciones tanto para renovar el Poder Legislativo como el mismo Ejecutivo.

"Son todas cosas que están en el radar por ahora, pero no ha habido una nueva decisión y eso le corresponde" a Moreno, insistió el ministro.

Tras ver tumbada su reforma económica -planteada por el Ejecutivo en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)-, Moreno anunció el mismo domingo que enviará un nuevo proyecto, esta vez centrado en los tributos.

Al revés político en materia económica del pasado domingo, se sumó al que sufrió Moreno en octubre último cuando violentas manifestaciones sociales lo obligaron a derogar un decreto que eliminaba los subsidios a los combustibles.

Esa decisión ha sido interpretada como una victoria para el sector indígena, que ha canalizado el descontento social y se ha erigido en buena medida como punta de lanza de la protesta.

A raíz de las movilizaciones se han escuchado hipotéticas candidaturas, algunas en tándem, de líderes indígenas que podrían estar interesados en postular a las próximas elecciones para reemplazar a Moreno, cuyo mandato finaliza en principio en 2021.