EFEManagua

El Gobierno de Nicaragua presentó hoy una propuesta de política de Estado para alcanzar una cultura de paz y reconciliación, en medio de la crisis sociopolítica que vive el país y que causado cientos de muertos desde abril pasado.

Esa propuesta tiene como objetivo contribuir al fortalecimiento de un Estado democrático y social de derecho, que promueva una cultura de paz y no violencia, en aras de salvaguardar la paz, la estabilidad, el bien común y la convivencia pacífica entre los nicaragüenses, explicó el Ejecutivo en el documento divulgado este jueves.

La idea, según esa propuesta, es crear y fortalecer una cultura de paz que permita incidir en la prevención de todas las expresiones de desencuentro entre las personas, las familias y las comunidades.

Además, busca fomentar la solidaridad como valor que permita establecer una cultura de colaboración y ayuda mutua para lograr el bien común entre los nicaragüenses.

Asimismo, apropiarse de la cultura de paz y no violencia como una herramienta de desarrollo humano, social, político, económico y cultural.

Entre las propuestas del Ejecutivo, está el establecer trabajo comunitarios de seguridad ciudadana.

El mismo será impulsado por la Policía Nacional en los diferentes territorios y ofrecerá espacios y oportunidades para el diálogo y el reencuentro de las personas, familias y comunidades en función de la cultura de paz.

"Utilizar para ello el método de trabajo comunitario impulsado desde el programa de Seguridad Ciudadana realizado por la Policía para trabajar planes de seguridad comunitaria y procesos de reencuentro", según la iniciativa.

También promover el denominado "Programa Amor para los Más Chiquitos y Chiquitas", que ofrecerá herramientas a padres, madres y tutores para desarrollar procesos de estimulación temprana y crianza con ternura con los niños y niñas desde el embarazo hasta los seis años, entre otros.

El proyecto será presentado el próximo 3 de diciembre en la sede de la Asamblea Nacional (parlamento) por el Gabinete de Ministro, de acuerdo con la información.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y un saldo de entre 325 y 528 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los Derechos Humanos.

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de "golpe de Estado".

Las protestas callejeras contra Ortega se iniciaron el 18 de abril por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, debido al saldo mortal en las manifestaciones.