EFECaracas

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), Juan Guaidó, reiteró hoy la convocatoria a una movilización en las calles el próximo 23 de enero y dijo que esta constituirá el "primer llamado a la acción" para desalojar a Nicolás Maduro de la Presidencia, que la usurpa según la oposición.

"Tenemos un primer llamado a la acción, que es el 23 de enero", dijo Guaidó durante su participación en una asamblea de la coalición opositora Frente Amplio, según un comunicado de prensa de su agrupación, Voluntad Popular.

El líder de la Cámara añadió que esta protesta, en el marco de la conmemoración de los 61 años de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, será "fundamental" para exigir a Maduro "que cese la usurpación y respete la voluntad de los venezolanos".

"Hoy tenemos todas las piezas del rompecabezas: tenemos el respaldo social y el acompañamiento internacional, ahora toca armar ese rompecabezas y la protesta del 23 de enero es fundamental para eso", aseveró.

Asimismo, volvió a pedir la ayuda de "todos" para lograr una transición política en Venezuela, un país golpeado por la peor crisis económica de su historia.

Maduro juró el jueves ante el Supremo de nuevo como presidente, lo que le mantendrá en el cargo al menos hasta 2025, pese a las peticiones de parte de la comunidad internacional y la oposición para que no lo hiciera y convocara a comicios "libres".

Sus detractores señalan que, al haber sido reelegido en unas elecciones consideradas fraudulentas y a las que no se presentó el grueso de la oposición por estar presos o inhabilitados sus principales dirigentes, su legitimidad está lesionada.

El Parlamento, el único poder que controla el antichavismo, adelanta una hoja de ruta para desalojarlo del cargo, que ejerce desde 2013, y aseveró ayer, en la vocería del propio Guaidó, que asumirá "las competencias de la encargaduría de una Presidencia de la República", no sin advertir que el mero decreto no será suficiente.

Hoy Guaidó confirmó que no ha asumido el cargo de presidente -pese a los numerosos llamamientos a que lo haga y felicitaciones por supuestamente haberlo hecho- al identificarse como jefe del Parlamento y "articulador" de soluciones para "los problemas del país".