EFEAsunción

La Cámara de Diputados de Paraguay rechazó este martes el escrito de acusación del juicio político tramitado por la oposición contra el presidente Mario Abdo Benítez y el vicepresidente, Hugo Velázquez, por un acuerdo energético con Brasil que puso al Gobierno al borde de la destitución.

En una sesión extraordinaria en la que 43 diputados votaron por el rechazo y 36 en contra, el proyecto tramitado el 6 de agosto por el Partido Liberal, el principal de la oposición, será archivado, anunció el titular de la Cámara, Pedro Alliana, tras un debate de cuatro hora y media.

Ese resultado se esperaba, como lo habían predicho dirigentes del gobernante Partido Colorado, tras el acuerdo logrado entre sus facciones internas para blindar a Abdo Benítez contra la iniciativa de la oposición, que responsabilizan al Gobierno de claudicar a los intereses de Brasil en la cogestión de la represa hidroeléctrica de Itaipú, compartida con Brasil.

Sin los apoyos del movimiento Honor Colorado, del expresidente Horacio Cartes (2013-2018) y que hace tres semanas se había sumado a un posible juicio, la oposición no cuenta con votos suficientes y en la sesión de este martes algunos de sus miembros se expresaron resignados por ello.

Los colorados, que hasta ahora mantenían una disputa interna entre los seguidores de Abdo Benítez y Cartes, "podrán tener los números, pero no tienen razón y la ciudadanía va a estar atenta", afirmó el liberal Edgar Acosta.

Por su parte, para el colorado Ramón Romero Roa "estar en contra del juicio político no significa de ninguna manera impunidad que pretende instalar" los que desde hace varias semanas impulsan la destitución del Gobierno de Abdo Benítez.

Con la desactivación, Abdo Benítez destierra de momento una iniciativa promovida por las principales fuerzas opositoras después de que el 24 de julio se conociera el contenido de un acta de acuerdo con Brasil, firmado el 24 de mayo pasado.

Desde entonces, el Gobierno vive en permanente zozobra política, ya que el cronograma que establecía una compra de energía de Itaipú hasta 2022, un año antes de que ambas partes renegocien el Anexo C del Tratado de Itaipú, en 2023, fue considera como traición a la patria por la oposición.

Para descomprimir la crispación, Abdo Benítez relevó a varios altos cargos, incluido al canciller, Luis Alberto Castiglioni, al tiempo que el Gobierno de Jair Bolsonaro anunció la anulación del acuerdo y la búsqueda de un nuevo entendimiento en el control de la hidroeléctrica.

La sesión de este martes, fue seguida en el exterior del edificio del Congreso por medio centenar de manifestantes de la oposición que pidieron la salida del Gobierno, en medio de un fuerte despliegue policial.

En Paraguay, el juicio político de destitución se tramita en la Cámara de Diputados, de 80 miembros, donde se requiere una mayoría de dos tercios para impulsarlo al Senado, que oficia de tribunal, y con las dos facciones coloradas unidas la oposición no reúne votos suficientes.