EFEGuatemala

El jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, Juan Francisco Sandoval, aseguró este martes a EFE que apelarán el fallo judicial que absolvió de un fraude al hermano y al hijo del presidente de Guatemala, Jimmy Morales.

Sandoval explicó que esperarán a que tener la sentencia íntegra el próximo 30 de agosto para presentar la apelación, que deberán entregar en los 10 días hábiles siguientes.

La sentencia del Tribunal Décimo Tercero de Sentencia Penal, presidido por Edna Maxia, señala, "por mayoría", que José Manuel, hijo del presidente, quedó absuelto del delito de fraude por forma continuada y Samuel, más conocido como Sammy y hermano de Morales, de los de fraude y lavado de dinero u otros activos.

La investigación de la causa conocida como "Botín Registro de la Propiedad", realizada por la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), señalaba que el hermano y el hijo del presidente incurrieron en un delito de fraude al Estado participando en tres adjudicaciones irregulares por un valor equivalente a unos 26.000 dólares.

Sandoval no detallará los fundamentos en los que se basa la apelación hasta poder analizar el fallo en su integridad pero calificó de "sorpresiva" la resolución porque durante el juicio probaron la participación de ambos en esta causa, en la que había 25 imputados y solo 14 fueron condenados.

Preguntado por si el contexto ha influido en el fallo, con la salida del país el próximo 3 de septiembre de la CICIG debido a que el Gobierno de Guatemala decidió no renovar su mandato, el fiscal considera que "sí" ha influido, y más al ver "el despliegue" que realizan los grupos de poder para mantener la impunidad.

Jimmy Morales, que prohibió el año pasado la entrada a Guatemala del jefe de la CICIG, el abogado colombiano Iván Velásquez, por considerarlo una amenaza para la seguridad nacional, dijo que la Comisión se extralimitó en sus funciones, que vulneraba la soberanía nacional y que había realizado una persecución selectiva por sesgo ideológico sembrando "el terror judicial".